sábado, octubre 29, 2016

Leyendo... (IX): De pronto, mi cuerpo. Una memoria.

Ya he contado alguna vez que me gusta subrayar mis libros (¡herejía, herejía!). Creo que así, cuando los releo, leo dos historias, la que me cuenta el libro y la que cuenta de mí lo que subrayé en su día. Eso hace de algunos libros objetos aún más personales que no puedo dejar a cualquiera, pero me sigue gustando hacerlo. 

Dicho esto, puede que llevara más de un año sin subrayar nada en ningún libro. Hasta éste: "De pronto, mi cuerpo. Una memoria", de Eve Ensler, que a lo mejor os suena por ser la autora de los "Monólogos de la Vagina". Con este he vuelto a subrayar párrafos enteros, con el lápiz y la regla para hacer una línea lo suficientemente recta, que no manche la página, y no solo eso sino que tengo que agradecerle que me haya traído ganas de compartirlo por aquí en mi ya viejo blog. Por eso, quizá no en una única entrada, quería traer algunas de esas perlas, y recomendar su lectura si lo veis por alguna librería. En España lo ha editado Capitán Swing (que tiene otras joyas en su catálogo). En inglés el título original tiene poco que ver, es "In the body of the world: A memoir", por si preferís buscarlo en su idioma original.

Lo que cuenta la historia autobiográfica recogida en el libro es la historia de una mujer luchadora, que ha vivido violencia sexual en la infancia por parte de su padre y que ha trabajado con comunidades de mujeres africanas que también han sufrido niveles altísimos de violencia de género, una mujer que se ha volcado con las mujeres pero que quizá lo ha hecho a costa de no escucharse a sí misma, y que para superar su propia historia de violencia sufrida ha tenido -o ha sabido hacerlo así- que desconectarse bastante de su propio cuerpo... y cómo cuando su cuerpo se frena porque le dan un diagnóstico de un tumor ampliamente extendido por su interior, no le queda otra que volver a reconectarse con ese cuerpo perdido, que escucharlo y cuidarlo. Cómo pasa de cuidadora a verse obligada a dejarse cuidar, con el cambio de chip que eso supone. Cómo pasa a necesitar y ser imperiosamente consciente de esas necesidades cuando ella había pasado mucha parte de su vida atendiendo a otras necesidades ajenas. Cómo le cambia la vida y de dónde saca fuerzas para seguir haciéndole frente.

Ya os digo que, aunque el libro es duro y no siempre sencillo de leer, me ha parecido muy interesante y espero venir pronto (esta vez sí) con más entradas para el blog que recojan algunos de esos párrafos subrayados y reflexiones que me han venido la cabeza al encontrármelos entre las páginas. Pero bueno, sirva esta entrada de momento como avance y aperitivo, y anuncio de (espero) regreso en breve por este blog.