domingo, febrero 27, 2005

Cómo puedes decir eso (I)

Ha sido una buena semana. Podríamos matizar, claro, siempre se puede... pero lo vamos a dejar ahí, en que, con matices, ha sido una buena semana. Seguramente la mejor desde Navidades.

Y tengo sensaciones contradictorias. La normal, sana, cuerda, juiciosa y sensata ella: mira qué bien, qué agradable, qué-gonito-qué-alboroto-otro-perrito-piloto. Y la -oh, terror- anormal, insensata, loca, injusta y no por ello menos real -aunque sí mucho más callada-: pues no es lo que quiero.

Cómo puedes decir eso?

Cosas de la vida, van a ser. Estoy convencida de demasiadas cosas sobre mi no-futuro como para empezar a tener buenos momentos. Sé cómo soy, conozco de memoria cada recodo de mi particular montanya rusa, y no quiero subir para volver a bajar, a ir a trompicones haciendo loopings que te ponen cabeza abajo, que te hacen chillar y encontrarte con el estómago revuelto preguntándote por qué subiste. No. Ya he pasado todo eso, y mire, decidí que quiero bajar de la atracción. Que ya sé que es muy atractiva y popular, eso de la montanya rusa de la vida, toda sensaciones, mire usted qué bien... pero casi que con su pan se la coman.

Así que no me pilla del mejor humor para tener buenas semanas. Y no sé si son lo que quiero o no. A o mejor ahora ya sí tienen razón las voces-ecos que resuenan con la eterna cancioncilla del "pondetuparteeeeeeeeeelalalalalaaaaaaaaaaa", y hemos llegado al punto de que lo mismo ya no queremos estar bien.

Es lo que tiene sufrir demasiado, que puedes perderte en ese sufrir.

Cómo puedes decir eso.

No, si yo no digo nada. Lo escribo en un blog de Internet, pero no se preocupe, no digo nada, no sea que vayan a escandalizarse por ahí. Una es una ninya buena.

(Escuchando "El roce de tu piel", de Revólver)

3 Susurros:

At 28 febrero, 2005 14:17, Blogger Isthar escribió...

A mi me consta muy bien quien eres, con las dos partes que también comparto. Esa dualidad en la que uno no siempre sabe hacia qué lado devatirse, y si es mejor luchar o dejarse llevar.

Lo único que sí puedo decirte, es que no sabiendo hacia dónde acabará yendo tu vida, al menos no te niegues los pequeños buenos momentos, esas sonrisas que a su vez contagian a otros, esos momentos seguros, tranquilos, donde todo está bien y hasta el mundo podría detenerse por unos minutos para poder seguir degustando ese instante.

Yo me aferro a esos minutos, me aferro fuerte, porque el resto del tiempo también otras cosas con menos fuerza siguen chillando dentro....

Di y piensa lo que tengas dentro, no te juzgues, los demás que hagan lo que quieran, ya sabes que yo no lo haré, mi niña.

 
At 01 marzo, 2005 18:53, Blogger mazamarroque escribió...

"Cuando soy buena soy muy buena, cuando soy mala soy mejor". Mae West dixit ...

 
At 10 marzo, 2010 13:09, Blogger Alejandro José escribió...

Todos tenemos malas semanas, pero siempre se compensan con momentos buenos. Yo siempro me animo pensando que podría estar peor, pensando que podría tener cáncer... ya sé.. es ponerse muy dramático.. pero es que no nos damos cuenta del valor que tiene estar sanos hasta que enfermamos.. parece un proverbio de abuela.. pero cómo vas a estar triste cuando hay gente que suplica por que la maten... acuérdate de los demás, y si todavía estás triste... pues pégate un tiro.. o pégaselo a alguien...en fin... dejo de rallar... bonito blog

 

Publicar un comentario

<< Home