jueves, noviembre 03, 2005

Cercanía

Just Until, de Azuzephre


Cuando me preguntan qué cosas son las que más temo, no respondo "la muerte", que ha sido demasiado tiempo companyera, como para empezar a temerla ahora; ni contesto "la enfermedad", porque ya he pasado por algunas graves y tampoco iba a ser peor... no contesto "los cementerios", porque he paseado por alguno realmente bonito, ni "los perros" -aunque sí los temo-, porque me he encarinyado con alguna...

...lo que yo temo es sentirme lejos de la gente que quiero. Que nuestros caminos se vayan separando, distanciando... que perdamos las cosas que nos unen y nos volvamos desconocidos. Que no nos interesemos por saber cómo le va al otro, qué siente, qué le pasa por la cabeza. Que no compartamos nuestras ilusiones, nuestros proyectos, nuestros temores.

Necesito esa cercanía a lo que llamo mi gente. Saberles conmigo incluso aunque algunos vivan en otras ciudades, aunque no suene el teléfono a diario. Necesito que el "puedes contar conmigo, no hasta dos, no hasta diez, sino contar conmigo" de Benedetti sea una realidad compartida. Necesito esa complicidad recuperada.

Y no siempre es fácil, porque las relaciones están vivas y pasan por distintas épocas, como si fueran estaciones. Y a tu vínculo le llega el otonyo y se le caen las hojas, y sientes el viento frío en la cara y te sientes un poco desnudo en medio del parque, sin saber dónde agarrarte, sin entender por qué se te ha escapado el verano de las manos. De nuevo, un camino por delante hasta que nazca la primavera con la calidez que conlleva.

Me pregunto muchas veces qué puedo hacer cuando no consigo esa cercanía deseada, cuando quieres adelantar la primavera, cuando quieres dar pequenyos pasos muy rápido que te acerquen a esa persona a la que quieres, que refuercen el vínculo. Y supongo que todo tiene sus tiempos, pero es que puedo echar tanto en falta esa cercanía de ayer... que la reconstruiremos, lo sé... pero el mientras me hace crecer la ansiedad.

Si me preguntan qué temo, la respuesta es siempre la misma. Que estemos lejos, más allá de distancias. Que seamos islas. Que no nos conozcamos. Por eso te busco, y adivino en tus palabras quién eres. Para sentirte cerca.

[Imagen de Azuzephre]

11 Susurros:

At 03 noviembre, 2005 21:45, Anonymous Anónimo escribió...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
At 04 noviembre, 2005 15:22, Blogger terminus escribió...

Veo que se te ha colado algo de publicidad, eso también es de temer.
Y tienes toda la razón del mundo, no hay nada más reconfortante que saber que hay determinadas personas, que aunque están a miles de kilómetros de tí, siempres están dispuestas aunque solo sea a escuchar.

Chao

 
At 04 noviembre, 2005 16:44, Blogger Pipero escribió...

Tienes toda la razón. Sobre todo cuando se está enfermo, triste, etc... la soledad es lo peor. No hay nada como sentirse acompañado, arropado, aunque no tengas la presencia física de tus seres queridos/amigos allá mismo. Saber que puedes llamarles, contactarles por e-mail, por múltiples maneras, y que haya alguien al otro lado, reconforta siempre.
Yo sigo aquí, gacela.
Un beso.

 
At 04 noviembre, 2005 20:36, Blogger Isthar escribió...

Es sin duda algo que aterra. Y no hay distancia más desoladora que la que no está marcada por kilómetros, sino por una especie de barrera invisible que a uno a veces le resulta imposible de saltar...

Y sí, todos tienen sus tiempos, todos tenemos nuestros tiempos, pero duele cuando no están acompasados, cuando uno desearía un acercamiento mayor que no puede ser. Claro que es algo que temo yo también, de hecho me resulta aterrador.

Por eso es tan importante reforzar vínculos, hacer saber a las personas que quieres que no importa cuanto ocurra siempre las llevas contigo, porque es importante que lo sepan.

No temas mi niña, eres una reconstructora de vínculos maravillosa, y sé que mientras dependa de ti no dejarás que se habran distancias en tus relaciones. Cuando no dependa de ti, paciencia, tesoro, paciencia ¿vale?

Te quiero por encima de cualquier distancia y me gusta tener la certeza de que lo sabes :)

 
At 04 noviembre, 2005 23:00, Blogger Wendyqueridaluzdemivida escribió...

Pues yo he superado esas cosas...un dia perdí a una persona muy importante en mi vida y ahora he aprendido a no depender de nadie para nada y en ningun aspecto. ES muy triste, pero muy práctico. Realmente ahora siento miedo por no poder pagar la hipoteca (lo juro) y luego lo pienso y me parece una idiotez, pero es tan penoso que la estabilidad mental y emocional de alguien dependa de algo tan matemático como una hipoteca...en fin, que charla. Encanta de haber venido por aquí.

 
At 05 noviembre, 2005 08:16, Blogger mazamarroque escribió...

No busques tanto ...

 
At 06 noviembre, 2005 03:23, Anonymous Eride escribió...

Chica, yo es que aun me estoy riendo con los chinos :D
Supongo que no hace falta decirte que yo tengo vídeos así. Y peores. Con trece o catorce años hicimos uno en concreto de una telenovela al más puro estilo venezolano (yo hacía de protagonista ciega) en el que una de mis amigas se meo (y no es una forma de hablar) de tanto reírse.

 
At 06 noviembre, 2005 10:09, Blogger Kwin escribió...

Yo he aprendido a vivir con las espinitas que se van quedando. Y no significa que una nueva espinita no duela. Significa que he comprendido que la gente va y viene, que la vida es así y no se puede hacer nada. Pero sigo entregándome a la amistad como siempre, sigo confiando y sufriendo cuando se acaba o cuando hay un paréntesis que no se sabe cuánto va a durar. La vida da muchas vueltas, va y viene.
Lo que sí tengo seguro (por suerte) es que la familia (mi familia al menos) no se va. Cuando hace falta, están ahí.

 
At 06 noviembre, 2005 15:00, Blogger Bito escribió...

Miedo a la soledad de alama más que física ¿eh?.
Sí, debe ser terrorifico verse solo en el mundo, tener que inventar un alguien, saberse desconocido.

Yo aún ando a rastras con la muerte, la muy perra, no me dejará en paz, no.

 
At 06 noviembre, 2005 22:50, Blogger Buttercup 20 escribió...

Por desgracia vamos perdiendo mucha gente por el camino.

 
At 07 noviembre, 2005 16:06, Blogger Raist escribió...

Sí, pero vienen otros nuevos... afortunadamente.

Pues yo sí que diría la muerte, me aterra, y eso que creo que es solo una puerta... pero me gusta estar por acá, qué le voy a hacer. (suspiro)

 

Publicar un comentario

<< Home