lunes, mayo 16, 2005

Buenas noches, princesa

Tienes que darte otra oportunidad, las cosas pueden ser diferentes. Empiezan a serlo, si miras bien...

Estoy radicalmente de acuerdo con esa frase. Hay que darse nuevas oportunidades, hay que levantarse e intentarlo. Hay que seguir andando aunque no siempre veas la luz al final del camino, andar entre las sombras, a tientas si hace falta, andar y darse todas las oportunidades que seas capaz de darte.

Pero ahí está la segunda clave. Darse oportunidades, por supuesto, sin número, sin límite... mientras seas capaz. Mientras puedas. Todo lo que aguantes y el poquito más que se pueda cuando se ha acabado el aguante. Hasta ahí.

Y ese "hasta aquí" es forzosamente subjetivo, porque sólo uno mismo sabe cuándo las fuerzas dan para más y cuándo no. Desde fuera, puede verse una situación que mejora, pero si se han agotado las fuerzas, las ganas... será demasiado tarde. Desde fuera puede pensarse que siempre quedan fuerzas para un poco más (es un pensamiento con muchos adeptos, éste, y en él los que no encuentran esas fuerzas son reducidos a cobardes). Desde fuera pueden pensarse muchas cosas... pero una es la que carga con su vida diariamente como un fardo.

Siempre que puedas aguantar un poco más, hazlo. Siempre que puedas darte otra oportunidad, dátela, seguro que la mereces. Y cuando no puedas más... simplemente descansa, ninya. Deja que todo acabe, deja las lágrimas para otros, deja la angustia en este mundo y vete lejos, deja aquí la cabeza que no soportas, esa que va más rápido de lo que puedes escuchar, la que ha hecho cursos de tortura rápida con CCC... déjala, mi ninya, que son diez anyos. De venticuatro, diez anyos de lucha son muchos anyos. Y otros más fuertes o menos cobardes, ya no importa, podrán aguantar diez anyos y más, y decir que la vida es una batalla continua y que ahí está la gracia... pero tú estás rota y también tienes derecho a un descanso. Porque frente al deber de darse nuevas oportunidades, se alza también el derecho a descansar. Y llevas diez anyos de oportunidades, gacela, mi belle gazelle, has completado el círculo demasiadas veces, y si te has ganado ser feliz y no lo consigues, seguro que te has ganado también dejar de ser infeliz, y eso sí está en tu mano. Claro que querrías que las cosas fueran distintas, y ser más fuerte o tener más ganas o las dos cosas. Claro que querrías ir a la Feria del Libro este anyo y ser de nuevo la Robin Hood de los libros, allá en el Sherwood que es el Retiro. Y claro que querrías agarrarte a eso, y seguir en tu trabajo, transformando el mundo con la Utopía por bandera y patria; y conocer a esa pequenya forera que va a nacer en Granada; y volver a Marrakech, Dama Roja del desierto, siendo una vez más belle gazelle entre olores y colores luminosos, rojizos, madre tierra; y claro que querrías conocer tanto que hay por ahí, ciudades, personas, asomarte más al capitán de barco en el que se atisba un mundo interior mágico...

...pero cielo, tienes que dejar los ysis, los futuribles, las batallas perdidas. Porque dejando eso a un lado también se va la angustia, las lágrimas, la necesidad de hacerte danyo constantemente como único alivio, el aire que se escapa y se pierde, la casa asesina en la que te ahogas, el vacío que te come, las noches sin cenar porque para qué... Porque la única manera de acabar con los días negros que están por venir es cargarte los pequenyos momentos de luz que encontrarías también en el camino. Lo enfermo y lo sano, ya sabes. En algún momento hay que decidirse. Y esta es una batalla en la que, por una vez, juegas con ventaja.

[Escuchando... una cabeza que quiere amotinarse y coger el timón]

10 Susurros:

At 16 mayo, 2005 20:16, Blogger Nepomuk escribió...

PUES QUE LO COJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Si necesitas bucaneros, bicho suave, silba. Sacaré el parche y la pata de palo.

 
At 16 mayo, 2005 21:50, Blogger Isthar escribió...

Si tú NO QUIERES, NO PUEDES, eso tenlo por seguro. Al revés puede que no funcione, pero en este sentido te aseguro que sí.

Y yo no dejo de pensar que no es posible que realmente no veas todo lo que ha ido pasando, lo que hemos ido avanzando... porque quizá al pasar yo por muchas cosas parecidas y tener menos razones que tú para luchar, seguí adelante aún con las uñas... Y no, no me creo ni más fuerte ni más valiente.

Ya no sé si realmente quieres vivir, y la verdad, empiezo a estar realmente asustada...


PD. Parece mentira lo divertida y genial que eres y lo melodrámatica y autocompasiva que te pones ;)

 
At 17 mayo, 2005 10:24, Blogger Pirri escribió...

Te escribo esta metáfora sobre la vida que se me ha ocurrido ahora mismo después de leerte --aunque seguro que es poco original--, hay muchas parecidas pero esta te la regalo, aunque sólo sirva para entretenerte un poco y quizás decir "Otro con el mismo cuento, consejos baratos de 2 duros :P" pero no pretendo aconsejarte, es sólo una metáfora.


Me di cuenta que la vida es como una carrera ciclista. Con bajadas, donde descansar y ver el paisaje, llanos donde simplemente rodar y puertos donde luchar y alguno imposibles que rodear. Es una carrera larga donde hay un final y cuando se llega termina ya no hay más carreras. Sin vencedores ni vencidos. Pero hay premios y metas volantes y compañeros de carrera que llegan a ser muy buenos amigos.

Algunos salen preparados y no tienen problemas aparentes, ni asfalto malo y pedregoso, sin pinchazos y sin pájaras ¡Qué afortunados los cabrones sin problemas en la ruta que han elegido!. Pero siempre tienen algún problema de cansancio o incluso agotamiento que no ven los demás. No hay nadie perfecto que no tuviera algún problema en el camino si hablas con ellos te lo dirán.

Pero como una carrera muy larga sin premio final pero sí con llegada. Es importante conocerse, saber hasta donde tus fuerzas y tu cabeza te pueden llevar. Y acoplarse a las circunstancias de la carretera. Si desfalleces siempre puede haber alguna mano amiga que te guíe y te lleve en volandas, pero no debes pensar que siempre estará, hay que rodar y rodar con tus fuerzas.

Hay que marcar un ritmo propio sin buscar el de otros, intentando llevar una pelada suave que no haga después desfallecer y que te haga parar en el camino. Eligiendo bien los platos y piñones de una bicicleta de la que no te han explicado nada cuando te la dieron y que poco a poco sabes como es, igual que la cabeza propia. Hay bicicletas pesadas como el plomo que con el tiempo pueden ser de hierro y llegar a ser de aluminio del más ligero. Otro consejo que me dieron era no centrarse en la carretera, sino mirar el paisaje y hablar con otros que van en la misma carrera, sino la carretera se hace infinita, monótona, dura y aburrida, pensando en todos los puertos duros que te esperan. Qué ya sin pasarlos te agotas y paras, no por pasarlos sino por pensar en ellos.

Aunque la carrera no tiene vencedores ni vencidos, se hace simplemente por rodar y rodar, y conocer los lugares por donde pasa la carretera y a los que van en ella contigo. Sí tiene premios.

Algún día iré en tándem, que me han dicho que es más divertido :O

Animo.

PD:También si me juntáis puedo formar parte de la tripulación. No tengo loro pero si tatuaje y parece pirata.

 
At 17 mayo, 2005 10:24, Blogger Pirri escribió...

Jodo, pedazo chorizo... :O

 
At 17 mayo, 2005 20:31, Blogger Jim escribió...

Mi belle gazelle, odio dar consejos, así que no los daré. Pero esta es una buena época del año para relajarse, y para regalarse la mente y los sentidos y, sobre todo, para esperar que las cosas vayan mejor.

No porque vaya a ir todo rodado, que eso no suele pasar prácticamente nunca, sino porque uno puede descansar, fortalecerse, y aguzar el ingenio para hacer frente a los problemas. Y lo demás ya se verá, ¿no?

Un beso

 
At 18 mayo, 2005 19:02, Blogger Isthar escribió...

Duele mi niña, duele mucho, aunque no dejaré nunca de quererte.

Ya me conoces, yo no amo nunca con condiciones...

Espero tu regreso, sobre todo porque confío que para entonces tengas las fuerzas para dejar de sentirte como ahora... necesito creer mi niña, lo necesito de veras.

 
At 21 mayo, 2005 22:47, Anonymous BabyMoon escribió...

Tremendo. Es lo que siento cuando leo este blog, quizas este descordinado el adjetivo, pero es que me llena y no me deja decir otras cosas.
Es como una concentracion de sentimientos... me da rabia que me guste la melancolia que incita a la tristeza, pero es que me sale del alma decirlo.
Eso si, tambien se puede escribir con melancolias desde el lado de la luz ;)
Brilla!

 
At 06 junio, 2005 20:00, Blogger Una hija de puta con clase escribió...

Ven, te mostraré quien hay detrasdemi :-)

 
At 23 junio, 2005 20:51, Blogger Nepomuk escribió...

Ehm...¿tú no habías vuelto?

 
At 23 julio, 2005 21:05, Blogger Sociedad Bakoprosa escribió...

Exploramos tu mundo...

 

Publicar un comentario

<< Home