viernes, noviembre 03, 2006

Lluvia otonyal

Otonyo lluvioso

Los días son ya más cortos, casi ha anochecido cuando salgo de trabajar y la lluvia empieza a ser una constante. Repiquetea tras la ventana y hasta en mi propia casa, por esa gotera que el casero no arregla y que me recuerda mi incapacidad para enfrentarme a las cosas, mi escasa capacidad para sentirme a gusto en mi propia casa, una casa que nunca acaba de ser hogar (ni empieza, realmente).

No me gustan el otonyo ni el invierno. Mi estación favorita es la primavera (curioso, con lo mal que lo paso todos los meses de marzo), y después el verano. Prefiero la calidez del sol entibiando mi cuerpo a las nubes derramándose continuamente en gotas sobre las calles eternamente mojadas. Esta estación, y aún más el invierno, llama a quedarse en casa, en el sofá, tapado con una manta, repitiendo aquello de hogar, dulce hogar... y mi casa, insisto, no me recibe así.

Plic, plic, plic... el agua sigue acumulándose en el cubo. Y según sube el nivel del agua en él, aumenta también mi desgana, mi sensación de tristeza, mi miedo ante la oscuridad y el frío que se ciernen sobre mí y me atrapan.

Pienso que tengo que encontrar el calor en otras cosas, si no en la estación. En amigos, en abrazos, en sonrisas cercanas. Y recuerdo que la mayor parte de mis abrazos se van a otro continente en apenas unas semanas, que soy una máquina de echar de menos, que nadie va a calentar mis pies fríos en la cama.

Lloran las nubes, fuera, tras la ventana. Llora mi casa, goteo incansable desde el techo. Y lloran mis ojos por el otonyo que ya sentimos dentro.

7 Susurros:

At 03 noviembre, 2006 22:49, Blogger reve escribió...

Hoy pensaba algo parecido, aunque a mi sí me gusta el otoño. Hoy pensaba que las casas parecen más casas cuando fuera hace frío, y de repente vi, como tú, que esta casa no es mi casa.

Sé que soy quien nunca dice esto, y si nnca lo dice es porque nunca está segura de cumplirlo, pero esta vez te lo digo, cielo, porque no me gusta que estés triste. Creo que lo mejor que podemos hacer es invitarnos mutuamente a un café para entrar en calor. (Yo ya sé de tu afan por las coronitas, pero joder, que hace frío)

 
At 04 noviembre, 2006 13:15, Blogger Awake at last escribió...

Por lo menos allí no han caído 80 litros/m2 (de los cuales aproximadamente la mitad cayeron sobre mí, y la otra mitad sobre mi temario de opos recién salido de la fotocopiadora, XD)

 
At 07 noviembre, 2006 01:34, Blogger On escribió...

Es curioso, no sé porqué me imaginaba que te gustaba más el otoño.

 
At 07 noviembre, 2006 18:00, Blogger Juanjo escribió...

Un abrazo calentito, y una sonrisa muy sincera. No olvides que la lluvia es un regalo del cielo, y es la naturaleza la que ti dice plic plic plic. Besos.

 
At 08 noviembre, 2006 16:09, Blogger terminus escribió...

Querida ninya... no olvides que para algunos nuestra estación es el invierno. Con su frío, lluvia y espero que nieve.
Danos un poco de cuartelillo y ya verás como el verano que viene será de los más caluroso.

 
At 09 noviembre, 2006 13:01, Blogger Shere escribió...

Ay, a mí me encanta el otoño. Caerá en breve una sensación al respecto :) En realidad me encantan todas las estaciones, tienen una fuerza increíble todas, cada una a su manera y con su intensidad.

 
At 13 noviembre, 2006 01:36, Blogger Missing escribió...

Vaya, pues yo también prefiero la primavera, y el verano, y el calor, y también lloro en otoño por lo que se nos viene encima, hiberno con el frío, y no vuelvo a ser persona con todas las letras hasta que empieza a calentar el sol, a salir flores en los árboles y a poder quitarme jerseys y bufandas. Qué agobio de ropa.
Besos comprensivos.

 

Publicar un comentario

<< Home