jueves, octubre 12, 2006

Vacío

Sentimiento crónico de vacío y desesperanza.

Seis palabras sólo y se quedan tan anchos. Habrá épocas en las que te sientas mejor y otras en las que te sientas peor, pero toma ya, sentimiento crónico de vacío y desesperanza.

Y lo malo es que tienen razón. Que algo te pasa por lo que nunca te sientes completa. Tú lo achacas a ese echar de menos que te caracteriza, pero seguramente siempre encontrarías algo distinto que echar en falta, algo que te traiga lágrimas a los ojos, algo por lo que dolerte y reotrcerte en un cuarto oscuro cuando cae el sol. Y no puedes evitarlo, aun a pesar de tu inmensa capacidad de disfrutar, de sonreír a la mínima, de reírte como una ninya pequenya, ojos brillantes y pincitas en el pelo.

Pero nunca estás completa, pese a lo que te den, que en este momento es bastante, pese a lo que tú misma te des, que hoy te cuidas más y mejor que ayer. Pero el vacío que llevas dentro no se llena, a veces parece que eres una esponja con capacidad ilimitada de absorber, y tomas y tomas y siempre falta más, siempre más... y te asustas porque sabes que la gente que te rodea acaba frustrada, cansada de dar y que siempre siga faltando, cansada de que pidas y de que incluso cuando estás en silencio sin pedir nada... en el fondo sigues pidiendo, sigues necesitando y hay un clamor mudo que ellos siguen escuchando.

Sentimiento crónico de vacío y desesperanza. Y se espera que convivas con ello, los diez anyos que ya llevas y los que se tercien, que en algún momento, allá por los cuarenta y cinco quizás, pesará menos... y mientras, total, son sólo seis palabras tristes, deberías poder con ellas. Pero pesan, ahí en lo profundo de ese estómago que traga sin saciarse, ahí en esos pies cansados de andar sin saber dónde se dirigen (y conscientes de la necesidad de seguir andando, de no pararse), ahí en las noches en que duermes sola, acompanyada de tu peluche favorito y del vacío y la desesperanza que son tan companyeros tuyos como las que más.

Y no es cuestión de ver el vaso medio lleno o medio vacío, que ya sabes que estás en buena racha, que está medio lleno. Es cuestión de sentirlo, es cuestión de que la angustia no se agarre a las entranyas, de que el futuro no se vea siempre tan borroso, de que no nos dé miedo cada paso a lo desconocido. Es cuestión de creerse capaz. Y de que las dichosas seis palabras, sentimiento crónico de blablablá, puedan ser eso, un blablablá que no marque los días. Una realidad que esté ahí de fondo si quiere, pero que no mediatice permanentemente tu vida.

Que duela un poco menos, vamos. Que tampoco me parece pedir la luna.

(Tenía que hacer este post o el de "Gacela en Granada". Hoy ha ganado éste la partida, pero el otro encontrará su hueco, seguro, porque ya digo siempre que soy dos, con muchas caras, y no voy a renunciar a la que mejor me hace sentir)

10 Susurros:

At 13 octubre, 2006 06:56, Blogger On escribió...

Lo escuché en una canción hace años, I just want something I can never have.

Y el caso es que de vez en cuando, cuando aparentemente todo va bien, la canción se repite de nuevo, como siempre jodiendo cuando nadie se lo ha pedido.

 
At 13 octubre, 2006 08:46, Blogger The_Pressident escribió...

lo que dicesen el post es muy verdad,pero tambien,de vez en cuando, hay otrop sentimiento por el que merece la pena luchar y vivir

 
At 13 octubre, 2006 12:52, Blogger Achab escribió...

Bueno, pero sin el sentimiento crónico de vacío y desesperanza habría mucha menos literatura de la buena.

 
At 13 octubre, 2006 19:43, Blogger Deyector escribió...

Pues en lo último que pensaría yo viéndote es en vacío, debe ser sólo el sentimiento, porque estás llena de vida y de mucho que dar, de verdad.

 
At 13 octubre, 2006 23:17, Blogger vitore escribió...

on recuerda una frase de una canción. Yo voy a recordar otra frase de otra. Es de un trabajo muy antiguo de Joe Jackson llamado Body And Soul. La canción número 4 se llama "You Can't Get What You Want (Till You Know What You Want)...

Algunas veces (incluso a los 50) nos sentimos vacios pero no sabemos qué es exactamente lo que llenaría ese vacío...

Un abrazo pleno.

 
At 16 octubre, 2006 00:14, Blogger Awake at last escribió...

Me recuerda a las definiciones del mítico diccionario Iter-Sopena:

Vivienda=Casa

Casa=Vivienda

XD

Ahora en serio, cuando me da bajón me acuerdo, no sé por qué, de (la medianeja) "Mente maravillosa", de una escena del final, en la que se ven a los seres imaginarios caminando en silencio y cabreados junto a él, que pasa hasta el culo de ellos. No podemos convertirnos en los seres más felices del planeta, pero sí apartar nuestras neuras hasta que no molesten demasiado.

Muuuuaks.

 
At 16 octubre, 2006 00:34, Blogger -Al- escribió...

Todos tenemos un lado que nos exige, nos pide necesaria y puede que tortuosamente, mas y mas. No son solo 6 palabras, es una expresion. Una expresion de insatisfaccion ineludible. No es posible huir pero si hacernos mas fuertes y eso se consigue con la apreciacion de pequeñas cosas en las que no nos fijamos, el paso del tiempo y la meditacion o lo que es lo mismo: El descanso del guerrero. ¿Que otra cosa podria pedir el lado oscuro? Un Saludo.

 
At 22 octubre, 2006 09:35, Anonymous Anónimo escribió...

Qué alivio leer tus líneas y sentir que las has sacado de mi cabeza....
Gracias ;o)

 
At 24 octubre, 2008 05:06, Blogger Martita* (L)! escribió...

El vacio, es cierto nunca parece llenarse aun cuando todo se ve con buenos colores* sientes k se puede llenar.. pero nada =/ aun asi se sigue queriendo mas mas mas mas..

 
At 02 septiembre, 2009 04:11, Anonymous Anónimo escribió...

ánimoo, si se puede
sabees yo también tengo ese problema de hecho tengo el TLP, transtorno límite de la personalidad. Tengo 18 años. Lo sentí desde que tenía 16. Sábía que algo en mí no era normal y tuve que esperar mi diagnóstico hasta ahora, pues antes no podía ser diagnosticada. Por cosas de que mi personalidad todavía se estaba formando y más cosas. Te puedo decir que aunque nadie confíe si se sale. Mi psico sigue sorprendida de mi mejoría... es más decía que al hablar de mi era como apostarle a un caballo cojo...
La clave está en no esperar nada. Entre menos esperas, menos deseos hay por obtener algo, y lo que pase te resulta más disfrutable. Otra cosa, analiza lo que piensas y date cuenta de que muchas veces es absurdo. A partir de ahí notarás que esos pensamientos te llevan a generar sentimientos que no deberían de existir y a actuar de cierta forma que tampoco es óptima. Sólo me queda darte las gracias por compartir tu adentro.
Cuídate muchoo y recuerda que no estas sola.
Saludos

 

Publicar un comentario

<< Home