jueves, octubre 07, 2010

Remando contracorriente

Chema Madoz

Si hoy ya (man)tener un trabajo es difícil, y tener un puesto más o menos estable, y más haciendo algo que te guste, es un regalo... mi trabajo es más que eso. Mi trabajo ha sido y sigue siendo un pilar para mi salud y para mi bienestar. Yo, que cuando he tenido una baja (tras otra), el tiempo ha acabado cayendo encima de mis hombros como una losa, viéndome incapaz de rellenarlo, siento que mi trabajo... qué queréis, no es sólo un trabajo.

Que sí, que está mi pareja, mi familia, mis amigos; que ahora, de hecho, paso muchas más horas fuera de la oficina que dentro, y que el trabajo no debe trascender al resto de las esferas de la vida... pero cuando el trabajo te ayuda casi a mantenerte un poco cuerda, cuando el trabajo te llena y hace sentir útil, por el tiempo que le dedicas, porque te sientes reconocida profesional y personalmente y porque crees firmemente en la labor que desarrolláis, en su utilidad, en su necesidad...

Cuando el trabajo es un lugar al que las manyanas que siguen a las noches tormentosas, sí, te cuesta ir... pero cuando vas siempre es mejor que cuando te aferras a la cama. Cuando sientes que allí te entienden más allá de lo profesional, que te apoyan, que a veces hasta te cuidan. Cuando aprendes porque confían en ti y en tus capacidades, y te ensenyan cosas nuevas, y no te estancas, y sigues creciendo ocho anyos después de llegar allí.

Cuando se dan todas esas circunstancias, un trabajo es mucho más que un trabajo. Porque crees en él y ellos creen en ti, y a veces hasta tú crees un poquito más en ti gracias a esa confianza que ellos te dan.

Y ahora que el futuro está negro (como para tantas empresas, asociaciones, ONGs y demás organizaciones, más aún si son pequenyas y con fines sociales), ahora que ves como tu trabajo puede desaparecer, no ya para ti exclusivamente, sino extinguirse como organización... ahora que este trabajo-regalo que tienes empieza a deshacerse entre tus manos, y por mucho que intentáis hacerle el boca a boca se resiste a respirar... duele, tiemblas, vuelven a empanyarse tus ojos y vuelves a dejarte llevar por el miedo.

Tienes más, tienes más columnas que te sostienen, no todo es el trabajo. Es verdad, no todo es el trabajo... pero sabes que éste es mucho más que un trabajo, lo ha sido durante los últimos ocho anyos. Que es un regalo que, como en la imagen, se está deshaciendo ante tu mirada, ante vuestras miradas.

Por eso sacudes la cabeza, eliges no pensar más allá de una semana vista y metes el regalo-trabajo-hielo en una nevera que apenas funciona. Si se deshace totalmente, ya os daréis cuenta. Y mientras tanto, a remar y remar. Cuando el barco se hunda, ya encontraréis la manera de salir a flote. Pero mientras tanto, no habrá quien te saque del barco antes de tiempo, mientras quede la mínima ligera posibilidad de hacerlo llegar a buen puerto. Porque eso es lo que se hace con los regalos, cuidarlos y mimarlos. Aunque siga deshaciéndose a ojos vista, aunque haya cada vez menos posibilidades, tú tienes que seguir creyendo, confiando. Una cuestión de Fe, que como todo el mundo sabe, es un sentimiento absurdo y sin base pero que a veces ayuda a seguir avanzando... y si en algún momento el regalo se deshace del todo, el barco naufraga... ya veremos cómo salimos adelante. Pero como diría Escarlata, "ya lo pensaré manyana". Hoy toca, simplemente, remar.

[La imagen que encabeza este post es una de las fotografías siempre inspiradoras de Chema Madoz. Puedes ir a su web haciendo click en su nombre.]

10 Susurros:

At 07 octubre, 2010 02:00, Blogger Tama. escribió...

HOLA GACELA: ME ALEGRA SABER QUE ANTE LOS OBSTACULOS NO TE RINDES FACILMENTE. CREO HABER LEIDO QUE TE HAN "DIAGNOSTICADO" COMO "BIPOLAR", PUES MI PSIQUIATRA HIZO LO MISMO HACE UNOS DIAS. TRATO DE SEGUIR A DEMONA, QUE HABLA DEL TLP QUE ME PARECE QUE SE ACERCA MAS A MI PERSONALIDAD. DA IGUAL EL NOMBRE... PERO QUIERO PEDIRTE SI PUDIERAS ENVIARME BIBLIOGRAFIA CONFIABLE, PUES ME ESTARIAS AYUDANDO MUCHO. UN ABRAZO Y NO PIERDAS ESA ENERGIA.

 
At 07 octubre, 2010 02:27, Blogger Matías Daille escribió...

Asi pasa con las cosas que amas siempre intentas salvar lo mas posible de ellas luchando hasta que se agote la última esperanza de salvacion, aunque eres en todo momento muy conciente de que se acabaran, me gusta pensar que ese amar rige recuerdos, por eso hay buenos y malos porque somos morvosos con esto del amor y aunque no nos guste decirlo simpre aveces esas luchas,esos finales son lo que mas amamos y lo que mas recuerda la gente de nosotros.

Que estes bn.

 
At 07 octubre, 2010 03:23, Blogger jornalerodelagloria escribió...

Nada, mujer. No soy tan africanista, jeje.
Por lo demás.. besos!

 
At 07 octubre, 2010 21:57, Blogger cosmofonio escribió...

Joé... realmente admirable...

 
At 07 octubre, 2010 22:13, Blogger Bereni-C escribió...

No es sólo un trabajo, qué razón tienes. Ha sido y es un pilar importante, ha sido y es algo mucho más que un trabajo. Lo que no debería ser es una piedra atada a tu tobillo. Lo que ha sido y es, es lo positivo. Si en el futuro no lo es, debería ser un recuerdo lleno de luz y no un lastre para el futuro. Por muchas razones pero, entre otras, porque sería dejar que todo ese esfuerzo y cariño se convirtieran en algo negativo, como si, en lugar de deshacerse quedando el charquito y la marca del buen recuerdo, se hubiera estropeado, contaminando la nevera que lo contiene. Y eso te aseguro que los que estamos donde estamos vamos a intentar evitarlo aunque sea a hostia limpia.

 
At 07 octubre, 2010 22:51, Blogger LastChild escribió...

"No debe trascender al resto de las esferas de la vida".
Me quedo con tu frase.
Pocas cosas tienen tanta trascendencia en la vida de una persona como el trabajo y la vida sentimental.
Triunfar en uno es todo un logro. En los dos ya uno se puede considerar una persona feliz. O con suerte, si crees en ella.

Un abrazo y a seguir remando tranquilamente.

 
At 08 octubre, 2010 12:19, Blogger O Suso escribió...

"La vida es eso que pasa mientras hacemos otras cosas" creo que lo dijo John Lenon.
Si el trabajo te da todo eso genial, pero si se acaba, porque todo se acaba en esta vida, pues a poner ilusión en lo siguiente: buscar otro trabajo, disfrutar del paro, un hobbi o un nuevo proyecto!!
Ánimo

 
At 09 octubre, 2010 07:14, Blogger Chus Calderón escribió...

Hola.

Estoy en un punto donde no te sabría decir si estoy de acuerdo o no. Por un lado comparto el valor del trabajo y todo lo que este puede llegar a brindar. Esa seguridad de que las cosas van a estar bien y que tienes lo suficiente para obtener aquello que es necesario.

Sin embargo, por otro lado he visto como el mismo trabajo nos da la oportunidad de crear necesidades que no son necesarias. Trabajo para mantener un estilo de vida que me agrada o me es suficiente? En mi experiencia he visto como trabajo para mantener los almuerzos caros que se ofrecen ahí mismo, para mantener un carro que me lleva y me trae al trabajo, para tener un celular que me sirve para comunicarme con las personas del trabajo y demás. Y mientras más gano, más cosas innecesarias se agregan a la lista y así, seguimos en la espiral mientras guardamos en secreto el deseo de mantener una vida simple y sencilla. Una vida donde podamos descansar lo que quisieramos, tomar un café de vez en cuando, compartir con los que amamos, disponer de nuestro tiempo para las cosas que nos gustan... y si en realidad llegamos a notarlo, son cosas que se pierden poco a poco, por el mismo trabajo que debería de darnos la oportunidad de disfrutarlo. Que ironia!

Igual disfrute mucho tu escrito y digo que expresaste mi desahogo también.

Saludos

 
At 10 octubre, 2010 20:34, Blogger Awake at last escribió...

Amén, Gacelita, amén, y GRACIAS por el post.

Mks.

 
At 27 octubre, 2010 15:27, Blogger kleptØ escribió...

En los últimos 10 años, he tenido 2 trabajos-regalo. Del segundo cuando el hielo era prácticamente agua, me brotó una dermatitis atópica que de momento no me abandona, del tipo que le sale a la ex-esposa de Hung en la 2da. temporada. En la última visita el dermatólogo me sugirió si quería una visita al psicólogo.
Hace unos meses en un curso iniciático de grafología, me diagnosticaron que mi firma no separa el mundo profesional del personal.
Qué te puedo decir, sobrevivir, sobrevivirás, lo vivido a la mochila, y a por el siguiente regalo.
ñ_ñ

 

Publicar un comentario

<< Home