viernes, noviembre 11, 2005

Botella al mar

Hoy necesito que me abraces fuerte,

sin excusas, sin palabras, sólo abrazos...

Hace frío ahí fuera. Hace frío aquí dentro. Parece que el invierno se adelanta, ganándole la batalla al otonyo, ganándonos la batalla a quienes necesitamos algo de calidez.

Hoy le he visto, él, que tantas palabras se ha llevado en este blog. Intentando rehacer el camino, reconstruir algo con los pocos ladrillos que encontremos. Segundo encuentro, después de aquel en mayo. Una comida, territorio neutral. Y frío.

Que no tengas prisa, que no me recuerdes
que sólo somos la apariencia de este barro...

Las sensaciones se agolpan en el pecho, las palabras no dichas se atraviesan en la garganta y el aire entra con dificultad. El estómago está cerrado, chiquito, que quepa bien en el punyo -sigue doliendo, escondido en algún sitio del vientre, no me lo encuentro-. Estómago en guardia, cinco sentidos alerta, todo tiene que salir bien. Control absoluto, férreo, sobre cada palabra que se escapa de mis labios. Jaulas que se multiplican en mi interior para lo que no debe salir. Látigo en la mano. Fiera domada.

Hoy necesito que me abraces fuerte,
por encima de los miedos y prejuicios,
que alcances ya los huesos y me despiertes lejos
de esta torpe selva a fin de siglo.

Todo sale, si no bien, correcto. Aparentemente la tormenta no ha causado danyos. Estoy convencida, porque así lo necesito, de que hemos dado el primero del largo camino del encuentro, aunque sea a costa de mi estómago hecho trizas, de mis nervios mordiéndome las entranyas, a costa de este frío desolador.

Echo en falta la calma de ayer, cuando su voz era ronroneo y la mía podía fluir. Hoy hay tanto en el tintero silenciado que se me ha derramado y dejo huellas negras por donde paso. El abrazo fue de hielo, dos montanyas que no se acoplan, que no encuentran los huecos del otro, que se aranyan con las aristas de piedra.

Y no me preguntes qué es lo que pasa,
no traigo heridas, es sólo que preciso
notarte bien dentro, sentirme en casa,
saber que es muy cierto que estoy contigo...

Luego, ya en casa, vienen las preguntas. El frío no se va, el estómago no encuentra el camino de vuelta a su espacio y protesta por la reclusión en el punyo donde le he guardado. Ganas de llorar, de derramarse toda... y ojos secos a pesar de todo.

Hoy necesito que me abraces fuerte
y que tu silencio traiga mucha calma,
que la noche venga lenta como nieve
y nos halle enlazadas las espaldas.

No quiero estar sola esta noche. Me hielo.

Hoy necesito que me abraces fuerte...

Necesito un abrazo. Y yo no pido demasiadas cosas. Casi nunca. Pero hoy sí. Hoy necesito.

[En cursiva, letra de la canción de Cómplices, "Hoy necesito" // Imagen de Eivissa]

14 Susurros:

At 11 noviembre, 2005 22:27, Blogger Bereni-C escribió...

Afortunadamente, al igual que hay primavera para el mundo, también la hay para el corazón. Ánimo, un beso, una taza de cacao caliente y una mantita. Sea lo que sea, pasará.

 
At 11 noviembre, 2005 22:47, Blogger Buttercup 20 escribió...

Te mando un fuerte abrazo

 
At 12 noviembre, 2005 15:52, Blogger Cattz escribió...

¡MUUUUUUUUACKS! Un buen abrazo suele ir acompañado de un beso en la cabeza de la otra persona :***

 
At 12 noviembre, 2005 16:23, Blogger Bito escribió...

..."Hoy hay tanto en el tintero silenciado que me se ha derramado y dejo huellas negras por donde paso"...

Te aseguro que es de aplauso.

Un abrazo.

 
At 12 noviembre, 2005 21:06, Blogger Pipero escribió...

Lamento ver esa desazón, como dice bereni-c, ánimos! que lo que sea pasará!.
Besos... y abrazos virtuales.
;-)

 
At 13 noviembre, 2005 10:09, Blogger mazamarroque escribió...

Aunque un poco tarde ahí que va ... un abrazote de ozito ... & BKss

 
At 13 noviembre, 2005 10:19, Blogger Kwin escribió...

No sé si llego tarde o si sirve de algo, pero te mando un abrazo.

 
At 13 noviembre, 2005 23:05, Blogger Wendyqueridaluzdemivida escribió...

Pues dinero no, pero achuchones los que quieras. Beso.

 
At 14 noviembre, 2005 17:44, Anonymous Anónimo escribió...

Enterarme de este dolor tras un reencuentro me duele, porque me habría gustado saberlo de tus labios...

Espero que te llegue mi abrazo mezclado con el resto...

 
At 15 noviembre, 2005 11:30, Blogger El Replicante escribió...

Ese estómago traidor. No sabes como te entiendo.

Un abrazo

 
At 15 noviembre, 2005 13:43, Blogger marea escribió...

Jaulas que se multiplican en mi interior para lo que no debe salir. Látigo en la mano. Fiera domada.

Muy bien escrito ... me gusta como juegas con las palabras, pero sin conocerte, aún asíi no me gusta verte triste ánimo...te debe muchos abrazos k sin duda te dará.

 
At 15 noviembre, 2005 23:43, Blogger coco escribió...

Cada año, cada vida, pasamos por todas las estaciones, por cada una de las cuatro. Como si fueramos un tren de cercanias, sin saltarnos ni una. Por fortuna, siempre hay una parada que se llama primavera. Cuando se abran las puertas, aspira fuerte y recarga las pilas.
Un abrazo.

 
At 16 noviembre, 2005 11:16, Blogger terminus escribió...

Un abrazo no, dos o los que hagan falta. Por alguien como tu, con tu sensibilidad los abrazos se dan con mas de un motivo de orgullo.

 
At 17 noviembre, 2005 00:09, Blogger Mayendar escribió...

Cuántos malestares podríamos solucionar con un abrazo, cuántos insomnios podríamos calmar con un beso, cuánta intranquilidad podríamos serenar con una carícia. Pero parece que cuando más los necesitamos ellos se empeñan en escapar.

Un abrazo.
(La música del blog es de Mike Oldfield- Islands)

 

Publicar un comentario

<< Home