lunes, septiembre 04, 2006

A veces me canso de ser...


Sucede que me canso de mis pies y mis unyas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

-Pablo Neruda-

Neruda se cansaba de ser hombre, de ser raíz en las tinieblas, de morirse de pena. Ismael Serrano, hace menos tiempo, le tomaba prestado ese verso a Neruda para cantar algo parecido sobre cansarse de ser hombre, de perderte y saber que estamos solos.

A veces yo también me canso. Incluso en las buenas épocas, que las hay y seguramente esté en una de ellas, me canso de sentirme frágil, de saberme inestable, me canso de la permanente montanya rusa en la que estoy montada. Porque sé que subo, y a veces el viento me da en la cara y me refresca y sonrío, y estoy allí arriba rozando las nubes con la mano, perdida -¿encontrada?- en un abrazo o compartiendo risas, vecina de pájaros, estrellas y demás habitantes del cielo, feliz si es que la felicidad son esos instantes a los que no hay que pedirles más sino saborearlos y guardarlos para cuando hagan falta más adelante...

...pero pareciera que mi rodilla es débil y que en cualquier momento hace crac, tropiezo y caigo, la montanya rusa sigue su camino y bajo cada vez más rápido, caida en picado hacia el suelo, loopings en los que te mareas, todo el cuerpo se revuelve en sacudidas rápidas e inesperadas y tienes que cerrar los ojos porque mirar te da demasiado miedo. Y te olvidas de que hace unos instantes paseabas entre nubes porque ya sólo hay la angustia de saberte de porcelana, ninya de cristal a punto de romperse en mil pedacitos, lanzada violentamente hacia abajo, tierra que se acerca peligrosamente para tragarte -y ojalá lo hiciera.

Los ojos se empanyan y la voz se entrecorta, como ayer, como manyana; y lo peor es que esta sensación que te atrapa te convence de que siempre estará detrás, que siempre será la música de fondo que te acompanye aunque a veces te crezcan alas y vueles. Que tu risa tiene siempre los minutos contados para verse sustituida por lágrimas, que esos instantes felices se escapan siempre de las manos como arena que se escurre entre los dedos, que incluso en las mejores rachas hay que encerrarse en el banyo para que no vean cómo te deshaces, que nunca dejas de ser dos.

Y a veces me canso, no de ser hombre, no de ser mujer... me canso de ser montanya rusa eterna. Me canso de ser Yo.

[La imagen que encabeza este post es de la galería que Kwo tiene en flickr, a la que puedes acceder AQUÍ. El primer párrafo es una cita del poema "Walking Around" del chileno Pablo Neruda, y la canción a la que hago referencia de Ismael Serrano es "Ya ves"]

15 Susurros:

At 04 septiembre, 2006 18:27, Blogger Deyector escribió...

Siempre que quieras nos tienes aquí, para que puesas apoyarte y te sujetemos si esa rodilla hace crac. Subir y bajar es la esencia, si siempre estás arriba te acabarías aburriendo, lo único es que solo se aburre uno también ¿dónde se pueden comprar boletos?

 
At 04 septiembre, 2006 19:48, Blogger reve escribió...

Gace, cielo, todos somos dos. Ninguno estamos siemrpe en ese estado embobado de buen rollito, claro que no, pero dale la vuelta, no?
Cada vez que estás bien no puedes evitar pensar que llegará de nuevo el día en que estés mal.
Pero no estás siendo consciente de que también, cada vez que estés fatal sabes que llegará un día en el que todo vuele otra vez y tú te rías y hagas reír (mucho, porque tçu haces reír mucho). Y es un poco injusto...

 
At 04 septiembre, 2006 20:30, Blogger Juanjo escribió...

¿No recuerdas, cuando te caes, lo agradable que es volver a ponerte en pie, y notar que la misma rodilla que hizo "crac" es la que ahora te sostiene? Sonríe cada vez que recuerdes una caída, por la capacidad que tuviste después de recuperarte. Un beso.

 
At 04 septiembre, 2006 21:38, Blogger Wendyqueridaluzdemivida escribió...

Para estar en lo más alto, a veces tienes que estar en la parte de abajo antes. Bajar da miedo. Y subir también si piensas en el momento en que caerás...

Cuando estés abajo, me llamas, nos tomamos unas coronitas y te acepto serpentina como postre.

 
At 04 septiembre, 2006 22:32, Blogger Gus escribió...

ALgun dia inventaran algun tipo de pastilla o algo, para todos los que somos batidos emocionales y tal. Y entonces podremos vivir en paz... pero hasta entonces... no se, intenta disfrutar del viaje

 
At 05 septiembre, 2006 03:45, Blogger On escribió...

Pero necesitas el contraste. Incluso aunque los ratos buenos no compensen los malos: ¿no crees que sería peor no poder notar la diferencia?

Será que yo soy muy extremista, pero tengo pánico a los "grises".

 
At 05 septiembre, 2006 22:09, Blogger Fernando* escribió...

Venga niña, guapisima, no te rindas ni te nos deprimas, que tienes mucha gente que te quiere y te apoyará siempre que la vagoneta pase demasiado deprisa.

un besito

 
At 05 septiembre, 2006 22:16, Blogger Fernando* escribió...

Contestando a tu comentario en mi blog, el grito tambien es una de las pinturas favoritas, por eso lo lleve en la tapa de mi carpeta de la uni durante varios años, hasta que se termino desgastando

 
At 05 septiembre, 2006 23:48, Blogger Mayka escribió...

Las montañas rusas le dan emoción a la vida... gusta estar en lo más alto porque también se ha probado lo más bajo. Y cuando menos te lo esperas la atracción se acaba y llega un estado de estabilidad que hay que saber aprovechar, cogiendo energia para la próxima vez que la vida te coloque en uno de sus vagones...

Pero no temas las bajadas mientras vayas subiendo gacela, ni a la atracción cuando ni siquiera la montes...

Yo te invito dejar las atracciones e irnos a las casetas a bailar, ¿qué me dices?

 
At 06 septiembre, 2006 00:54, Blogger Awake at last escribió...

Pero sabes que se pasa, Gacelita, sólo hay que aguantar el primer envite del otoño, y luego a volar (yo lo que peor llevo es el cambio de hora, no hay Dios que me convenza de que se gasta menos luz, coño)

Muuuuaks.

 
At 06 septiembre, 2006 14:04, Blogger Juankar escribió...

¿y que tal descansar un ratito? o darle la vuelta al mapa para que el norte sea sur y el sur norte, y los continentes estén al reves del derecho, y que las caidas de antes sean remontes que te dan esperanza porque llorar para arriba atora menos, y los subidones de antes sean bajones con risa porque reirse en los descensos desatasca la presión de las orejas.....

Un beso

pd: y acepto "que coño dices!!" como expresión de compañia

 
At 06 septiembre, 2006 18:12, Blogger Carlos (sr. Chow) escribió...

Recuerda que la canción de Ismael dice: "si no ves más allá de tu horizonte estaremos perdidos".

Después de la bajada hay una subida, recuérdalo también. Y en cada una de ellas, puedes intentar acostumbrarte mejor a la recaída, a controlarla y dominarla. Seguro que puedes.

Me ha encantado esta frase: "Que tu risa tiene siempre los minutos contados", espero que me dejes usarla. :)

¡Un saludo!

 
At 09 septiembre, 2006 00:30, Blogger Pipero escribió...

Es humano esto que te ocurre. Te diría que los raros son aquellos a los que no les ocurre esta especie de ciclotimia, pero ¿qué te diré? hay que sobrellevarlo. Quizás un consuelo es pensar que nos pasa a todos. Otro consuelo es que siempre, por mal que nos sintamos hay alguien que está peor. Ya sé, son tristes consuelos, pero es peor sentirse "solos en la caída".

 
At 09 septiembre, 2006 00:31, Blogger Pipero escribió...

... además, después de la caída, como tú misma dices... viene el remonte. Disfrútalo!

 
At 13 julio, 2008 01:23, Blogger Edgar escribió...

Es algo extraño por que al decirle a una amiga "que estoy cansado de ser yo" di con la direccion de tu blogger y me senti identificado con tu reflexion por que habla de cosas que como tu dices nadie quiere decir ni escuchar pero tu lo dices sin enrredar las cosas y hacer sentir bien a las personas que lo leen y que las hace reflexionar que la vida ahy que darle otros aires empezar a hacer cosas que nunca hacemos y que algun dia queremos y por temor no lo haces ....
Un saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home