jueves, marzo 24, 2005

Prohibido Abrazar

Abrazo prohibido, de azuzephre

Si no tuviera una argolla alrededor de mi cuello, encadenándome, llegaría a abrazarte. Pero no llego... mis brazos no son lo suficientemente largos, mi cuerpo no es lo suficientemente escurridizo, tú no te acercas ni un sólo paso.

Dicen que tal vez te preguntes cómo hacerlo después de tanto tiempo. Cielo... metiste la llave de esta cadena en tu bolsillo. Mete la mano dentro, sigue ahí, metal helado. Basta con cogerla y abrir el candado. Yo no puedo hacer más que, a veces, extender la mano.

Tú me encadenaste marcando la distancia. Tú tienes la llave para soltarme, los pies para acercarte. No me mires con ojos tristes pudiendo romper las senyales de PROHIBIDO ABRAZAR que has sembrado en este tiempo.

[Otra imagen de Azuzephre]

[Escuchando "Forever Young", de Alphaville]

5 Susurros:

At 24 marzo, 2005 00:38, Anonymous Viento Nocturno escribió...

Muy lindo. Espero que la llave salga del bolsillo o que encuentres la manera de safarte aunque sea un momento.

Te dejo un beso

 
At 24 marzo, 2005 08:46, Blogger mazamarroque escribió...

Los collares, las mordazas, las sogas, las cadenas ... un lindo atrezzo para fantasías pero una mala compañia para la vida.

 
At 24 marzo, 2005 10:04, Blogger Al fin solos escribió...

Me encanta la dulzura conque le pides que se acerque, hay tanto amor en este pedido...precioso...

 
At 24 marzo, 2005 16:06, Blogger Pirri escribió...

¡Ay! Yo veo sufrimiento donde aparece la palabra amor. Espero que no te tortures.

Alguna vez me ha pasado que me he puesto una correa y la otra persona no tenía la llave, por tenerla yo.

Yo me intentaría soltar. Te lo digo por experiencia...

El amor no es dependencia absoluta ni sufrimiento.

Un beso.

 
At 25 marzo, 2005 14:16, Blogger Isthar escribió...

Yo espero que te de la llave, te liberes, y te la guardes para ser tu de ahí en adelante la única verdadera dueña de tu corazón.

Sabes que estoy contigo, siempre, y que no te dejaré encandenada.

Yo te daré cuantos abrazos quieras, todos los que seas capaz de imaginar.

 

Publicar un comentario

<< Home