domingo, junio 04, 2006

Colocando recuerdos

He hablado muchas veces de mi relación con los recuerdos, de cómo el pasado tiene un hueco muy importante en mi presente, a veces quizá demasiado, y de cómo esos recuerdos duelen. De cómo mientras otros superan ciertas cosas mediante el olvido, yo elijo activamente el recuerdo y forzarme un poco a que el recuerdo traiga las sonrisas que traía ayer, y que si no es así hoy, ya lo será manyana, y si no manyana, al otro.

Porque no todos duelen. Hay algunos que también ayer dolían y hoy están en su sitio, cumpliendo su función, sin lastrar el futuro y haciendo sonreír. Pensaba, por ejemplo, en mi primera relación seria, en la que también estuve enamorada, también hubo cientos de sonrisas y unos punyados de lágrimas y miradas de hielo... y cómo cuando terminó, también todo dolía.

Aquel "nosotros" tenía una canción que sentía especialmente suya, de Barricada, llamada (creo) "Aún queda un sitio". Las sonrisas que nos regaló esa canción se volvieron lágrimas un tiempo. Pero ya no más. Ya no la escucho tanto como antes, pero a veces la pongo, esa canción y otras que asocio a aquel ninyo, y sonrío, pero no la sonrisa tenyida de melancolía que me acompanya con los recuerdos de mi último ninyo, sino una sonrisa franca, sin matices. Le oigo cantando a la vez que sus grupos favoritos, entre Boikot, Kortatu, Negu Gorriak, Piperrak...; me recuerdo intentando sin éxito seguir las canciones en euskera y me río; recuerdo su rizo negro cayéndole sobre el hombro y lo guapo que me parecía; la extranya pareja que debíamos hacer por la calle al ir juntos, yo con mi metro y medio y Él casi con sus dos...

...y me asombro de lo bien colocado que está todo dentro de mí, tan sano, como si supiera hacerlo. Me asombro de que nada duela, de las sonrisas sin nada detrás que asoman a mis labios.

Y ya sé que tiendo al melodrama, pero esa es un poquito mi esperanza. Que igual que los recuerdos se colocaron con mi primer ninyo, lo hagan con el que aún duele. Con quien hace sonreír pero velado, con cierta melancolía, con un suspiro que se escapa y ojos que aún se empanyan demasiadas veces. Porque pude hacerlo una vez, y tendré que reaprender cómo se hacía, porque Él no se merecería que le cambiara las risas por lágrimas y yo lo merezco aún menos. Porque si las canciones de mi primer ninyo me hacen bien, van a hacerlo también los recuerdos asociados a mi otro ninyo. Y porque los Monty Python se sorprenderían demasiado de mi mirada empanyada ante un alerce.

Sólo (sólo) hay que colocar los recuerdos en su sitio...

La canción de Barricada:


Powered by Castpost

7 Susurros:

At 04 junio, 2006 23:23, Blogger On escribió...

Yo también engancho los recuerdos con canciones. Me llama la atención, no sé...

Supongo que los recuerdos son como las buenas canciones, aunque sean tristes te gustan.

 
At 04 junio, 2006 23:32, Blogger Deyector escribió...

Y ahora ¿vas encajando esos que tenías desperdigados por ahí? ¿van estando recogidos en su sitio?

 
At 05 junio, 2006 09:02, Anonymous Anónimo escribió...

Madurar siempre duele... Pero sí, lo que una vez hiciste no has de conseguirlo menos ahora, sólo has de querer hacerlo y luchar con paciencia.

Pero si sigues así, vas por buen camino :)

 
At 05 junio, 2006 13:47, Blogger iralow escribió...

al final todos hacemos puzzles, y no veas lo bien que se ven cuando están terminados!!!

besote guapa

 
At 05 junio, 2006 17:07, Anonymous breschau escribió...

Recordar está bien, siempre está bien, pero sin perder el norte entre recuerdo y realidad.
El tiempo lo pone todo en su sitio, sólo "let it flow"

 
At 06 junio, 2006 00:59, Blogger reve escribió...

Dando pasitos, niña, y cerrando heridas, que abiertas no sirven para nada. El tiempo sirve, tópico, pero absolutamente cierto, el tiempo actúa incluso aunque nos empeñemos en impedírselo...


(Creo que tú y yo, ersta semana lo más tarde, deberíamos quitar las jodidas palabritas de verificación)

 
At 06 junio, 2006 12:15, Blogger Bito escribió...

¿Sabes lo que yo creo Gacela? que esos recuerdos no se van colocando ellos solitos, sino que lo hacemos nosotros mismos.


Un beso, tú.

 

Publicar un comentario

<< Home