lunes, abril 24, 2006

Introspección (muy) friki

Anillo Único lanzado al Monte del Destino

Hace unas semanas tuve una conversación con mi hermano que me hizo reír, y que supe que acabaría aquí. Era marzo, mes que es siempre comienzo de todos mis finales, ya lo he dicho muchas veces. Me resiento con las fechas, crujo, me rompo en trocitos que luego no sé volver a juntar. Y comía con mi hermano un domingo de este mes de marzo cuando me dijo que mi problema era llevar al extremo a la friki que hay en mí. Ante mi mirada de incomprensión, el friki que hay en él, que es mucho más grande que el que yo llevo dentro, empezó a casi recitar de memoria párrafos de El Senyor de los Anillos... y vaya hombre, Tolkien hablaba de mí.

Porque hay dos acontecimientos cruciales en la vida de Frodo, además de ser quien lleva la pesada carga del Anillo Único, que no puede compartir (como pasa con las verdaderas cargas, que nos son absolutamente propias y no podemos descargarlas en otros hombros, incluso si tenemos la suerte de tener a un Sam leal como nadie cerca). Uno, la herida en la Cima de los Vientos. Un 6 de octubre, el Rey de los Nazgul le clava en el hombro derecho un punyal de Morgul, cuya hoja se rompe y queda dentro de la herida hasta que Elrond la extrae... Frodo nunca supera del todo esa herida, sintiendo de cuando en cuando el frío helado que le rompió por dentro... y es más:
Una noche Sam entró en el estudio y encontró a su amo muy extranyo. Estaba palidísimo, con la mirada perdida en cosas muy lejanas.
-¿Qué le pasa, senyor Frodo? -dijo Sam.
-Estoy herido -dijo Frodo-, herido; nunca curaré del todo.
Pero luego se levantó, y pareció que el malestar había desaparecido, y al otro día era de nuevo el Frodo de siempre. Sólo más tarde reparó Sam en la fecha: seis de Octubre. Dos anyos antes, ese mismo día, se había hecho la oscuridad en la hondanada de la Cima de los Vientos.
Fechas, fechas... y hay más. Porque otro gran acontecimiento en la vida de Frodo fue la propia destrucción del Anillo en el Monte del Destino. Sucedió un trece de marzo, y al anyo siguiente, al repetirse la fecha, de nuevo Frodo sufrió una crisis, fechas, fechas...

(...) por estar lejos de Hobbiton a comienzos de Marzo, no supo que Frodo había estado enfermo. El trece de ese mes el granjero Coto encontró a Frodo tendido en la cama; aferraba una piedra blanca que llevaba al cuello suspendida de una cadena, y hablaba como en suenyos.- Ha desaparecido para siempre -decía- y ahora todo ha quedado ha quedado oscuro y desierto.
Pero la crisis pasó, y al regreso de Sam el veinticinco, Frodo se había recobrado, y no le dijo nada de él mismo.
Y mi hermano el otro día me dijo eso, que al final lo que me pasa es que soy como Frodo. Que cada anyo revivo todos los dolores de los anyos pasados, acumulados. Que no dejo atrás el pasado arrojado al Monte del Destino, ni la herida del Nazgul en la Cima de los Vientos. Que es difícil pero que no soy tan rara, que al fin y al cabo, Tolkien ya hablaba de mí ;-)


Nos reímos de las similitudes, nos reímos sobre todo del par de frikis que somos...

...y a ratos pienso, dada mi tendencia al melodrama, que al final, a Frodo todo le dolió demasiado, y la Tierra Media se le volvió ajena y no encontró más camino que partir a los Puertos y embarcar con los elfos lejos, más allá de su mundo, donde el pasado no le persiguiera, donde no hubiera seises de octubre ni treces de marzo, ni heridas que nunca curan. Porque quizá hay dolores que son demasiado lastre, y danyos irrecuperables.

(...aunque Sam sí encontró su manera, se adentró en las mismas tierras de Mordor y supo después recuperar la tranquilidad y el verde fresco de la Comarca...)

8 Susurros:

At 24 abril, 2006 00:47, Blogger ma´heona´e escribió...

Realmente es como tú dices: la gente afronta los problemas de distinto modo, y aunque la carga de Frodo era muy pesada, se ahogó en ella fácilmente, mientras que Sam supo conservar la calma.

Creo que hay que aprender de Sam. Las cosas hay que afrontarlas con tranquilidad. Al menos algunas veces.

Y en cuanto a los aniversarios... Siempre son difíciles.

Un besote

 
At 24 abril, 2006 01:13, Blogger Guillermo escribió...

Para tu cumpleaños te regalaré un calendario chino, así te darás cuenta que lo que diferencia a un mes de otro es solo que llueve menos o hace más calor.

Ha estado bien la comparación con Frodo y sus heridas pero no encaja, sabes que tendrías (y tienes) a mas de un Sam a tu lado para ayudarte en el camino.

Te llamaría friki pero no soy el más indicado :P

 
At 24 abril, 2006 02:11, Blogger reve escribió...

Una noche oí un programa de radio en que multitud de gente llamó comparando su propia vida con El Señor de los Anillos. Cada uno lo interpretaba de una manera completamente distinta. Cada uno lo supo acoplar a su vida. (A lo mejor es por eso por lo que un libro se convierte en obra de arte, quién sabe)

 
At 24 abril, 2006 13:46, Blogger Bereni-C escribió...

No pretendas hacer comparaciones donde no son posibles: irse a los Puertos Grises con un montón de amigos y gente querida es partir hacia una tierra nueva a vivir experiencias nuevas; con lo que tú quieres equipararlo no es posible, porque ni es un sitio, ni hay amigos, ni hay amor ni tierra ni hay nada. NADA. No me digas que quieres irte a ese Puerto Gris supuesta meta y fin de todas las angustias: a lo mejor te engañas a ti, a mí no, eso no es un puerto gris.

 
At 24 abril, 2006 15:55, Blogger Awake at last escribió...

¿Por qué será que los hermanos dan los mejores consejos cuando ya no vives con ellos? Tsk!

Besos!

 
At 25 abril, 2006 11:55, Blogger Bito escribió...

Yo estoy de acuerdo con tus últimos párrafos, creo que Frodo dramatizaba en exceso, porque era más sensible y lo que le hizo poder cargar con el peso, era lo mismo que le destruía.

Sam tenía otro carácter, era más liviano, pero no tan especial como Frodo, la verdad.

Supongo que es la cruz de la gente en extremo sensible, tener un don para percibir a los demás, pero sufrirlo en las carnes, llevar los dolores en brasas durante toda la vida y no dejar que la memoria olvide.

Acostumbrarse a ello y saber que es de eso de lo que se trata es, quizás, la mejor de las soluciones.

 
At 25 abril, 2006 20:31, Blogger Juanjo escribió...

No sé si el camino es partir o volver.

 
At 25 abril, 2006 20:53, Blogger Deyector escribió...

Ojito, que Frodo no huye de sus miedos y sus problemas, sólo se junta con la gente adecuada, capaces de comprenderle y motivarle.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home