miércoles, junio 14, 2006

De miedos y burbujas

Solitude, de Melissa Nucera

Hay sentimientos con los que convivo difícilmente. No manejo bien una rabia que me suelo negar a sentir y que cuando viene me come un poco y acabo descargando sobre mí, por ejemplo. Hay otros que igualmente se me hacen complicados de llevar. Pero el que peor llevo es el Miedo, un miedo poderoso que me paraliza, me atenaza, hace que me falte el aire, me deja inmóvil, estatua de ángel incapaz de mover sus alas.

Tengo Miedo a un futuro que no sé agarrar, tengo miedo de que se me escape, de que me muerda y desgarre como ya ha hecho el pasado tantas veces. Tengo miedo a estar sola con una cabeza que no controlo y que se ríe de mí, tengo miedo de equivocarme cuando tomo decisiones, tengo miedo de vincularme demasiado a personas que luego dirán adiós y yo me quedaré ahí, acariciando un vínculo que ya no está y yo sigo queriendo mantener cerca. Tengo demasiados miedos, cotidianos, acompanyándome cada día. Miedos que labran las paredes en las que acabo encerrándome.

El miedo acaba siendo como un río embravecido que no te atreves a cruzar aunque sepas que lo que quieres se encuentra al otro lado. Pero basta mirar el puente sobre el río que salta hecho pedazos para convencerte de que tendrás que quedarte eternamente en esta orilla.

Mi miedo es una burbuja, pero no una irisada en la que se refleja el arco iris, de esas que tan bien sabe fabricar el ninyo rubio, no de esa clase. Es una burbuja irrompible que se construye alrededor tuyo y te separa de lo demás, te deja sola en tu encierro, respirando poquito para que no se acabe el aire, meta absurda.

Y llevo anyos lidiando con él, desde que dejé de ser ninya prácticamente. Y sigue ganándome la partida, día tras día, anyo tras anyo. Sigue decidiendo por mí demasiadas veces. Sigue dejándome asustada en un rincón, ojos secos que han llorado ya todo lo que tenían dentro. En continuo Jaque. Y yo no sé jugar al ajedrez.

(Lo mismo el post número 100 podría haber salido un poco menos oscuro, pero es lo que hay)

[La imagen que encabeza este post se llama Solitude, de Melissa Nucera, y encuentras su galería AQUÍ. Gracias a pezhammer, una vez más, por descubrírmela]

10 Susurros:

At 14 junio, 2006 17:21, Anonymous lineasdesordenadas escribió...

Dale una patada al miedo y a volar!!
Te mando fuerzas para mandarlo bien lejos, un beso!

 
At 14 junio, 2006 19:25, Blogger Awake at last escribió...

Aaay, Gacela, cuánta razón tienes. Si me dieran un euro por cada vez que me he echado atrás...

Besos!

 
At 14 junio, 2006 20:05, Blogger Deyector escribió...

¡Tengo un martillo! ¡Tengo un martillo! Trae acá esa burbuja

 
At 14 junio, 2006 20:31, Blogger edharris escribió...

Y a mi que me da que nunca vas a dejar de tener ese miedo... ni tú ni yo ni nadie...

Al final creo que a lo máximo que podemos aspirar es a convivir con ellos, y asumirlos, superarlos ya es para nota.

Oscuro tu post? No mujer, sólo poco optimista.

 
At 14 junio, 2006 20:59, Anonymous Anónimo escribió...

La única manera de sobreponerse al miedo es tener el valor de enfrentarlo, las veces que sean necesarias. Compadecerse no ayuda, nunca.

Sin riesgo en la lucha no hay gloria en la victoria

 
At 15 junio, 2006 14:19, Blogger Achab escribió...

Qué martillo, Deyector.

Para esto lo mejor es el picahielos.

 
At 15 junio, 2006 19:00, Blogger terminus escribió...

El futuro no existe, no hay que temerle.

 
At 15 junio, 2006 23:41, Blogger Gus escribió...

Y q? el miedo es bueno. Nos hace estar alerta (eso lo saque de rambo o algo de esto). El miedo, si esta bien dominado, es incluso un buen compañero... aunq suene triste decirlo.

 
At 16 junio, 2006 19:58, Blogger Juanjo escribió...

Todos tus miedos se liberan a medida que los vas expresando con el poder y la fuerza de tus letras. Un beso, sigue gritando, hasta reventarle los tímpanos.

 
At 17 junio, 2006 16:37, Blogger Shere escribió...

¿Conoces la canción?

 

Publicar un comentario

<< Home