martes, diciembre 27, 2005

2005, tormenta y palabras

Balance

Dicen que hay que hacer balance, y a mí nunca se me ha dado bien. No lo he hecho en público (ehem, sigo considerando el blog como un sitio privado) porque no me he atrevido, por los qué dirán y cómo puedes decir eso y no valoras lo que tienes y esa manía de juzgar al vecino conociendo una parte chiquita, chiquita de lo que encierra.

1996 fue un anyo para tirar a la basura, y el 2000, y el 2004. Así que, siguiendo mi regla absurda de temporal cada cuatro anyos, esperaba el próximo anyo-catástrofe para el 2008, pero se adelantó al 2005, repitiendo jugada. Me pilló desprevenida, porque había agotado mis fuerzas peleándome el 2004. No se puede luchar siempre, me dije, ante la obligación de darse nuevas oportunidades se alza también el derecho a descansar, me dije. Con esa frase por bandera -las hay mejores- dio comienzo el anyo, un anyo que se llenaría de silencios más dolorosos que cualquier palabra que se me pueda ocurrir, de ausencias que se clavan y desgarran aun hoy, cuando jugamos al escondite y al quesisí-quesinó.

2005 ha sido un pasillo largo, largo, por el que vagaban almas errantes, miradas perdidas, más allá de la puerta con barrotes y contrasenyas senyalada con el cartel de Octava Norte. Ha sido acostumbrarse a vivir sobre una de las tres patas, perdidas las otras dos, una allá en el Caribe y otra tras senyales de prohibido que se multiplicaban. Ha sido bajar de peso y volverse blanca como el papel mientras los análisis advertían de que la sangre de la ninya era más aguachirri que otra cosa. Ha sido hospital - meses fuera - hospital otra vez - más tiempo fuera. Ha sido un verano en el limbo, sin sentir ni padecer ni mucho menos poder pensar, hablar, ironizar. Ha sido familia ausente y casa-cueva que muerde en las noches frías. Ha sido cabeza desatada y voces que se erguían duenyas de la que escribe y la acorralaban en algún rincón, sometida, vencida, munyeco roto. Ha sido espacios perdidos, primero uno, luego otro y después otro más.

Pero una voz (que se parece a la tuya) me dice que hay más cosas, incluso en este anyo para el olvido. Y que también debería rescatarlas, aunque mi memoria juega conmigo y las sitúa al final del laberinto.

Así que, incluso en este anyo, ha habido una casa en Rivas que me abrazaba hasta cuando yo no me dejaba abrazar, y que lo hacía desde el carinyo aunque no entendiera. Ha habido una nevera que vamos aprendiendo a llenar. Ha habido otro techo en Valencia, a orillas del mar, que siempre es refugio cálido hasta cuando Gacela está perdida en su mundo y no contesta aunque se la pinche intentando sacar la ella que hay debajo de la química. Ha habido un trabajo que apasiona y que da alas y sonrisas, que mantiene la mente despierta y sin ataques de Bestias, un trabajo que parece dar sentido a todo lo demás. Y un viaje a Cuba para reencontrar una parte de mí, y perdonar y ser perdonada -qué redentor me ha quedado esto-.

Y algo más. Perdí espacios, desde luego... pero alguno lo recuperé, otro se sostiene con puentes de hilo de algodón que inexplicablemente no se rompe -y tal vez es que lo construí más sólido de lo que creía-... y apareció algún espacio nuevo. Este, mi blog, vuestros blogs. El canal del IRC donde me quedo algunas noches en vuestra companyía. Vuestras historias que hago un poco mías. Haber conocido al capitán cuentacuentos. Que un rubio fabricante de burbujas irisadas me llamara bicho suave y me ofreciera su mano. Seguir siempre cerca de la ninya que reflexiona en blanco y negro, saliendo de su burbuja. La promesa de poner cara a unos cuantos allá cuando el 2006 dé sus primeros pasos, el día 2.

Como no sé sintetizar, no sé en qué queda el balance. Supongo que en que hace tiempo que no compro píldoras de colores aunque no haya tirado las que ya tenía. Hace tiempo que ni siquiera abro ese cajón.

Ante la obligación de darse nuevas oportunidades se alza también el derecho a descansar. Así empecé el anyo pasado, agotada. Este anyo sigo defendiendo esa frase... pero creo que no estoy tan cansada, tan absolutamente vencida como lo he estado. Tengo energía para algunas oportunidades más, creo, y me las estoy dando. Y eso es un logro.

16 Susurros:

At 27 diciembre, 2005 10:32, Blogger Raist escribió...

Ha sonado doloroso... seguro que ya escampa...

Ánimo para este 2.006, las cosas van a ir mucho mejor...

 
At 27 diciembre, 2005 10:43, Blogger Isthar escribió...

¿Un logro? ¡¡Ni lo dudes!!

Te dije una vez que también hay que ser muy valiente para luchar, y que me consta de sobra que siempre has sido una luchadora, aunque no siempre quieras ;)

Que en este año próximo las cosas buenas a recordar sean cada vez más y más y más y más y más...

Un beso realmente grande princesa.

 
At 27 diciembre, 2005 12:32, Blogger Pipero escribió...

Sólo decirte que lo pasado, pasado está y hay que encarar el futuro con esperanza. No estás sola, y aunque sea virtualmente, también nosotros con nuestras chorras historias de día a día también estamos para leerte y, si cabe para ponerte una sonrisa con lo que de nosotros leas.
Besos y buen año 2006.

 
At 27 diciembre, 2005 12:35, Blogger Glassy escribió...

¡Genial! Ese año negro que esperabas para el 2008 se ha adelantado y acabas de... dejarlo atrás. Se ha acabado, se ha ido. Si eres de las que creen que cada año es un ciclo, aprovéchalo y cierra la puerta. Eso sí, dejando un gran ventanal para que desde fuera de este año que termina puedas ver esas cosas buenas que has tenido la suerte de experimentar.

Todos queremos lo que no tenemos. Por eso, aunque seguro que tu situación ha sido muy complicada (tus palabras de dolor son como una membrana traslúcida a través de la cual sólo podemos hacernos una idea de tus vivencias), hay una cosa de ti que envidio por encima de todo: dices que tienes un trabajo maravilloso que te llena y hace que muchas cosas valgan la pena. Al leer eso he sonreído de sana envidia. Aunque es prácticamente imposible, ojalá yo un día pudiera decir lo mismo, considero que un trabajo que me gustase de semejante forma sería la base que necesitara para despegar. Pero para mí es imposible, sin el prácticamente.

Ánimo, y a por un 2006 pleno. Creo que si quieres puedes abrir un nuevo ciclo. Nuestra voluntad es poderosísima, la tuya no es una excepción.

 
At 27 diciembre, 2005 13:05, Blogger terminus escribió...

Y si algún dia te sientes sin fuerzas de nuevo... solo tienes que llamar. Hay gente que que estaría dipuesta a ayudarte a llevar cualquier carga por pesada que fuera. Todo por alguien que conocí y me recibió con una gran sonrisa.

Eduardo

 
At 27 diciembre, 2005 13:15, Blogger manolotel escribió...

¡Jopé!
Impresionado me has.
Yo lo veo positivo sin embargo. Saludos

 
At 27 diciembre, 2005 14:23, Blogger Achab escribió...

Ahora que lo pienso, son mis años buenos los que llegan cada cuatro años. Mis años malos son más impredecibles.

De todos modos, no pongas mucho esfuerzo en aprender a sintetizar. Aunque tus posts sean fluviales y desbordantes nunca pierden su coherencia... y eso me encanta.

De hecho, así entre nosotros y ahora que nadie escucha: el día que empieces a escribir con ñ voy a tener un serio problema de adicción con este blog.

 
At 27 diciembre, 2005 15:18, Blogger florecilla de alcanfor escribió...

Me ha gustado mucho tu descripción de Nepo y del Capitán, mis dos bloggeros preferidos. Yo no te puedo escribir cosas tan bonitas como ellos, ni como las que escribes tú, pero según las estadísticas, después de que te hayan tocado tantos años malos, es obligatorio que a partir de ahora todos los que te quedan sean increíbles. Que tu 2006 sea el primero de esos maravillosos años.

 
At 27 diciembre, 2005 16:12, Blogger Mayendar escribió...

Vamos a esforzarnos para que este año esté lleno de oportunidades y de pequeños logros. Y también de pedacitos de felicidad.

Muchos besos!

 
At 27 diciembre, 2005 17:11, Blogger reve escribió...

Creo que si algún día aprendes a sintetizar dejarás de gustarme tanto.

Mi obsesión con los años chungos es con los pares.

Como no sé decirte que aquí estamos de otra manera te lo digo tal cual, aquí estamos. (y alli estaremos el dia 2...)

Un abrazo

 
At 27 diciembre, 2005 18:05, Blogger papa pan escribió...

Querida gacela, un guerrero Ninya que se precie no puede dejarse ver jamás por los pasillos de un hospital, ni por ningún otro pasillo siniestro. Tienes todo mi apoyo, aunque creo que no lo vas a necesitar, pues todo lo que es peor algun día se convierte en mejor y yo creo que ese día ya ha llegado, y si no manyana y si no mañana y si no magnana...

Feliz Navidad y Feliz 2006

 
At 27 diciembre, 2005 18:09, Blogger Buttercup 20 escribió...

Hoy me pierdo por aquí poseída por el espíritu navideño para desearte un nuevo año estupendo.

Yo celebraré los 6 meses que cumple Buttercup brindando por todos aquellos que compartieron alguna vez mis paranoias mentales.

Muac!

 
At 27 diciembre, 2005 18:30, Blogger Mazeekeen escribió...

Bueno, yo he llegado a un año bastante bueno después de unos 15 años malos-remalos, así que no hay mal que cien años dure (en mi caso sólo han sido 15 ^_^).
Lo que he aprendido es que hay que saber sobreponerse (aunque a veces he necesitado mucha ayuda para hacerlo), y que hay que mirar hacia adelante, porque siempre esperan cosas nuevas, cosas grandes... cosas que pueden ser peores, pero que seguro que habrá muchas mejores también.

 
At 28 diciembre, 2005 02:17, Blogger Nepomuk escribió...

Srta. Gacela:

Queda usted invitada a la inauguración de la nueva plantilla de Los Mundos de Nepomuk que tendrá lugar mañana a las 9.30h. de la mañana.

Se ruega traje largo.

 
At 29 diciembre, 2005 00:22, Blogger Lunarroja escribió...

Te lo han dicho antes: lo importante es mirar hacia adelante.
Y pensar que las cosas que nos pasan siempre pasan para algo: que de todas se pueden sacar cosas buenas.
Ánimos y sonrisas!!!!

 
At 30 diciembre, 2005 01:14, Blogger Awake at last escribió...

Certifico que lo de los putos años bisiestos es cierto, jeje. De verdad que te admiro por sobrellevarlo sin que la mala leche se haga cotidiana, a mí no me sale, :-)

Besos!

 

Publicar un comentario

<< Home