sábado, enero 28, 2006

Estatua de sal

Estatua de arena

Dicen en la aldea
que esa roca blanca es Ana,

cubierta de sal y de coral
espera en la playa.
No esperes más, ninya de piedra,
Miguel no va a volver...

El otro día, después de una conversación agradable, estuve dándole más vueltas a lo que habíamos hablado. Pensaba cómo a veces sólo nos fijamos en aquello que no podemos tener, porque fijarnos en lo que sí está a nuestro alcance supondría riesgos, miedos, sensaciones que no queremos afrontar. Nos quedamos acariciando con ternura el NO que ya tenemos en vez de lanzarnos a buscar posibles síes allá en la espesura de lo desconocido.

Mi manera de hacerlo es quedarme anclada en el pasado, hacer de él y de mis recuerdos mi mejor refugio. Convertirme en roca que espera eternamente en la playa, ninya de piedra cubierta de coral. Viviendo más en el pasado que en el hoy, un presente frío que no me gusta demasiado me pasa más desapercibido. Perdiendo toda posibilidad de construir un futuro más cálido, porque tendría que hacerlo desde un presente en el que en realidad no estoy, no quiero, no sé estar.

Decía Paul Watzlawick en uno de sus libros que aferrarse al pasado no deja tiempo para ocuparse del presente. En sus propias palabras...
Otra ventaja de aferrarse al pasado está en que no deja tiempo de ocuparse del presente. Si esto se hiciese, podría suceder muy bien que uno, por pura casualidad, en un viraje de 90 o hasta 180 grados de su ángulo visual, tuviese que comprobar que el presente no sólo le ofrece contrariedades suplementarias, sino también alguna que otra contra-contrariedad; no hablemos de muchas novedades que podrían hacer tambalear nuestro pesimismo adoptado una vez para siempre. En este punto, contemplamos con admiración a nuestra maestra ejemplar de la Biblia, la mujer de Lot —usted lo recuerda, ¿verdad?—. El ángel dijo a Lot y a su familia: «Escapa, por tu vida. No mires atrás, ni te detengas en toda la llanura...» Pero su mujer «miró atrás y se convirtió en estatua de sal» (Gen. 19, 17.26) [Paul Watzlawick - El arte de amargarse la vida]
Como la mujer de Lot, paradigma de la melancolía y la nostalgia, las ganas de volver la vista atrás siempre son muchas, aun sabiendo que corres el riesgo de paralizarte en ese gesto, mirada atrapada en el pasado, llevándote contigo.

Cuando llevas tiempo esperando algo que no llega... también te acostumbras. Da miedo esperar otras cosas, porque con ellas llegaría de nuevo la incertidumbre. Siendo ninya de arena en la playa has acabado entablando cierta amistad con la marea que viene, te moja, se va. Siendo mujer convertida en estatua de sal no notas que tus lágrimas también son saladas.

Los recuerdos son tu arma, lo has dicho muchas veces. Los recuerdos, tu pasado, es lo que te define. No quieres perderlo, no quieres perderte. Es sólo que a veces te preguntas si, cuidando tanto de que no se vaya quien fuiste, estarás dejando escapar a quien podrías llegar a ser.

[La imagen que encabeza el post está sacada de la Galería de Esculturas de Arena, a la que puedes acceder AQUÍ. El primer párrafo es una estrofa de la canción "Naturaleza Muerta", de Mecano. Y si quieres echarle un ojo al libro "El arte de amargarse la vida" de Watzlawick, lo tienes en PDF haciendo click en su título]

21 Susurros:

At 28 enero, 2006 02:23, Blogger Guillermo escribió...

El problema de vivir mucho tiempo en el pasado es que puede no dejarte ver lo que pasa a tu alrededor.

El pasado define quien somos y de donde venimos, nunca debemos olvidarlo pero no podemos vivir en él, no puedes vivir en un sitio que ya no existe, en una vida que ya no reacciona a nada de lo que hagas o digas, son recuerdos, y están para eso, para ser recordados, no vividos, para vivir está el presente, para crear recuerdos nuevos y mejores.

Hay que saber mirar atras, quedarnos con lo bueno del pasado para que nos saque esa sonrisa que a veces nos hace falta, y aprender de lo malo que nos ha pasado.

 
At 28 enero, 2006 10:10, Blogger Awake at last escribió...

El link a Buenafuente me costó Dios y ayuda por el tipo de estructura de la página. Si te fijas, hay unos días que están subrayados y en un color distinto, clicas en ellos y se abre una ventana nueva con el post. De todas formas, es más fácil si le das al "Inicio" de la página, y luego a "Diario", te sale todo bien estructuradito.

Besos!

 
At 28 enero, 2006 11:33, Blogger Bereni-C escribió...

Muy bien. Y ahora que lo sabes y lo tienes perfectamente identificado, diseccionado, ensartado en un alfiler: ¿por qué no le pones un marco, lo cuelgas y lo abandonas en una pared? Si el presente no te gusta, puedes intentar hacer pequeños cambios. Muy pequeños, pero deja que el agua te lama los pies y vaya deshaciendo la figura de arena/sal para liberar el pececito que hay dentro. ¿Una pista? Deshazte de pequeñas cosas físicas que te anclan.

 
At 28 enero, 2006 13:07, Blogger reve escribió...

Poco te puedo decir después de lo que te ha dicho Bereni. Nena, el futuro es tuyo, haz con él lo que te dé la gana, pero que sea para sonreir...

 
At 28 enero, 2006 21:21, Blogger papa pan escribió...

Hola.

Estoy de acuerdo con Bereni en casi todo, pero parte de nuestro futuro está en nuestro pasado, aprende a desprenderte de lo que para ti no es indispensable.

 
At 29 enero, 2006 01:04, Blogger Cattz escribió...

Ays, qué cosas... yo me pregunto: ¿y si viene el pasado por sorpresa a por la revancha? ¿qué haces?

 
At 29 enero, 2006 09:34, Blogger Chasky escribió...

si quieres quedarte en el pasado es tu opción, pero piensa en cómo compatibilizar eso con el presente, seguro que encuentras un pequeño espacio en él en el que te encuentras a gusto.

 
At 29 enero, 2006 14:48, Blogger On escribió...

Lo cojo de V de Vendetta (otra vez Alan Moore enseñándome cosas):

"Esta noche es tuya.
Tuya.
Rodéala con tus brazos.
Entiérrala en tu corazón hasta el fondo...
Supérate...
Transfigúrate...
Para siempre."


Lo mejor que puedes hacer con el pasado es dejar que se endurezca, usarlo para tapar los agujeros del camino, y seguir la marcha.

 
At 30 enero, 2006 03:43, Blogger Elin escribió...

Esto se lo puse también a Guille hace un par de horas en el IRC, para convencerle de leer un libro, a ti te lo pongo porque cuando lei este libro sentí que mi "vivir de recuerdos" no bastaba, porque siempre hay algo más:

Vivimos nuestra vida, hacemos lo que hacemos y luego dormimos: es tan sencillo y vulgar como esto. Unos pocos se tiran po la ventana o mueren ahogados o toman pastillas; más personas mueren a cusa de accidentes; y la mayoría de nosotros, la gran mayoría, somos devorados lentamente por alguna enfermedad, o si tenemos mucha suerte, por el tiempo mismo. El único consuelo que tenemos es esta hora o aquella en que nuestra vida, contra toda probabilidad y contra toda expectativa, se abre de pronto y nos da todo lo que hemos imaginado, aunque todos, menos los niños (y quizás ellos también), sabemos que a esas horas, inevitablemente , les seguirán otras, mucho más oscuras y más arduas. Apreciamos, no obstante, la ciudad, la mañana; por encima de todo, confiamos en que sigan existiendo.
Sólo el cielo sabe por que las amamos tanto.
He aquí, pues, la fiesta, todavía preparada; he aquí las flores, todavía lozanas; todos está listo para los invitados, que han resultado ser tan solo cuatro. Perdónanos, Richard. Es, en efecto, una fiesta, en definitiva. Es una fiesta para los que aún-no-han-muerto; para los relativamente indemnes; para quienes, por misteriosas razones, tienen la fortuna de estar vivos.
Es, en efecto, una grandísima fortuna.
(Michael Cunninghan, Las Horas)

Yo he pasado muchas veces horas y horas mirando el pasado para alimentarme en el presente. Y mientras me he dedicado a construir pasado sobre pasado. Sin embargo Las Horas existen, los buenos recuerdos se construyen y llegan. Están ahí si tu les invitas a pasar una tarde contigo.
Y no olvides el pasado. Porque el pasado eres tu. Más la suma de tu presente.


(Valeeee ya me voy.... que estoy muy pesada ultimamente con todo el mundo. Perdón por el testamento-rollo-sermón.....)

 
At 30 enero, 2006 10:04, Anonymous Jelen escribió...

ufff te entiendo tanto... yo soy de tu especie, supongo que todos los somos cuando extrañamos el pasado. creo sinceramente que forzar la vuelta al presente no ayuda, eso viene solo y no se puede venir con decisión y una sonrisa mientras el pasado sea más caliente, más acojedor... mientras ocupe en nuestra cabeza más tiempo que el presnete.
Pero creo que es cíclico, eso si

 
At 30 enero, 2006 10:26, Blogger terminus escribió...

Conozco un líquido capaz de disolver la sal del pasado. Se llama esperanza. Esperanza de un futuro cargado de nuevas sensaciones, nuevos retos, nuevos amigos...
Te paso un poco de ese líquido.

Un Beso

Edu

 
At 30 enero, 2006 14:00, Blogger Súcubo escribió...

veo q tenemos cosas en comun, yo tambien me aferro al pasado, a los recuerdos... aunque intento redimirme de ellos, como ahora.
El pasado ha vuelto y me ha dado una patada pero pese a todo me mantengo de pie con la cabeza bien alta.
No dejare que nunca mas el pasado haga presa de mi y me quede sola de nuevo, sola con el recuerdo.

Un beso!

 
At 30 enero, 2006 19:48, Blogger Bereni-C escribió...

Y digo yo... sé que no tiene nada que ver, pero al leer esa canción se me han puesto los pelos como escarpias. Verás, la recepcionista nos pone música, y nos pone TODOS LOS DÍAS EL MISMO CD, con esa canción. Ahora mismo comprendo cómo se sintió el perro de Paulov. Cada vez que la oigo se me viene a la cabeza un sólo pensamiento: matar matar mataaaaaaaaaaaaaar...args...

Pa la próxima te quiero cantando: un rayo de sol oh oh oh, a mi corazón oh oh oh... o algo por el estilo.

 
At 30 enero, 2006 23:13, Blogger Pipero escribió...

Haces bien en preguntártelo, creo que al pasado, excepto cuando quieres mejorar como persona (aprendiendo de tus errores), sólo se le ha de mirar de reojo...

 
At 31 enero, 2006 20:12, Blogger Nepomuk escribió...

Tú eres buena y yo soy malo, porque siempre me he imaginado a la mujer de Lot como el paradigma del exceso de curiosidad "a ver...a ver... a veeeerrrr..."

 
At 31 enero, 2006 21:05, Blogger Raist escribió...

La vida solo puede comprenderse mirando hacia atrás, pero solo puede vivirse mirando hacia adelante. No os aferreis al pasado.

 
At 01 febrero, 2006 19:26, Blogger Juanjo escribió...

No sé diferenciar muy bien el pasado, que está presente, y el futuro, que no existe pero que veo a veces con más claridad que mis propios recuerdos. Estamos ahora, y ahora acaba de dejar de existir, porque volvera a ser ahora mañana, y pasado...
(No creo que este comentario sea muy afortunado, me siento como el protagonista del cuadro)

 
At 10 abril, 2007 10:25, Blogger gorobei escribió...

Me encantó tu blog........si te apetece quedas invitada www.semuta.blogspot.com, no escribo también ni tengo colaboradores tan interesantes.......a ver si eso cambia con tu visita.
Salud!

 
At 28 octubre, 2007 12:54, Anonymous Anónimo escribió...

Una pregunta !! :

¿Cómo se llama la película?

Necesito saber cómo se llama la película en cuanto antes, porfavor.

 
At 29 marzo, 2008 09:21, Anonymous Luis182 escribió...

Buenas, esta es mi primera vez en este blogger, solo quería hacer una prueba.

 
At 28 junio, 2008 00:29, Anonymous Anónimo escribió...

Me encantó tu escrito "estatua de sal", realmente hermoso.
Como dice Ortega y Gasset, "yo y mis circunstancias", es decir, de donde procedo, lo que me pasa. Estar en el pasado supone de partida aceptar las circunstancias, lo que te ha pasado y sobretodo "idealizar" el pasado. La memoria es selectiva, engrandece aquello que fue, minoriza el dolor. Estar en el presente es "yo y mis circuntancias y lo que hago con ellas", es la capacidad de vivir en el presente y ACTUAR. En momentos de nuestra vida nos aferramos al pasado, sobretodo, por miedo a escoger en el presente. La melancolía persé es muy poética e implica nostalgia. Pero es una huida.

Por si te interesa, tengo un blog en proyecto: http://www.lacoctelera.com/lady-chatterlay

besos

 

Publicar un comentario

<< Home