jueves, abril 13, 2006

De vínculos y lugares

Vínculo trenzado

Nada es tuyo, nada es mío,
cómo repartimos los amigos,
cómo repartimos los recuerdos de este amor...

Hace unos días, contestando uno de esos memes, preguntaban por cinco lugares especiales. Los puse... e inevitablemente me dejé dos en el tintero, pensando que ya habría tiempo. Y hoy traigo uno de ellos, grande además, importante como pocos dentro de mí.

Moratalaz, al sur de Madrid pero dentro de la capital. Mucho más cerca de lo que pensaba la primera vez que me dijeron que habíamos quedado allí, yo sin haber ido nunca y sonándome lejos-lejísimos. Un barrio que se volvió refugio, punto de encuentro de cada viernes a la hora del café, vínculos fuertemente trenzados.

Hay pocos lugares especiales de por sí, la mayoría lo son por lo que simbolizan, por las vivencias asociadas, por las personas que lo componen... Moratalaz es cercanía y franqueza, sinceridad y risas, confianza y carinyo, cafés y charlas interminables, futbolín y máquina de buscar las diferencias, partidas eternas de Risk, películas malísimas alquiladas en el BlockBuster, cenas riquísimas hechas en diez minutos, salchichas al vino, exposiciones de fotos, partidas en la Play, anécdotas inacabables que sucedieron antes de que yo llegara y de las que me han hecho partícipe, fiestas de cumpleanyos, dormir abrazada por un ninyo con tatuajes, tequila y sal en el cuello, Nocheviejas en la Lonja, madrugadas acabando -insensatos- en el Silikona, tardes en las terrazas con tintos de verano que se multiplican, vasos vacíos sobre la mesa. Moratalaz es un grupo de gente que vale su peso en oro, de esa que es buena gente de por sí, que no tienen malicia, sin dobleces, sin segundas, que se dan, que están ahí. Es sentirme una más, por mí misma, construyendo mis propios vínculos mucho más allá de ser "la-novia-de". Es saber que lo conseguí, saberme querida incluso hoy, que al no ser más novia de nadie y haber levantadas tantas barreras que hay que ir saltando para no pisar los charcos, ver a MIS amigos es mucho más complicado. Es comprobar, como el otro fin de semana, que a pesar de las dificultades y de no estar todo lo cerca que sabíamos, que deberíamos... cuando nos juntamos no ha cambiado nada, y siguen fluyendo las risas, el carinyo, las complicidades. Que el vínculo sigue ahí, esperándome, como hacen todos los vínculos que se han tejido fuertes, que no hay que temer porque se deshagan ellos solos.

Dentro de la máquina de echar de menos que soy, les echo mucho de menos a ellos, extranyo mucho este barrio que sentí tan mío meses y meses, anyos. Una de las cosas que más me cuesta entender es que complicaras tanto las cosas, que por tus barreras y senyales de prohibido acabaran teniendo que elegir a quién veían (y no hubo elección, de hecho, yo me retiré, te cedí el que era ya mi espacio también, porque sí, porque no era justo para ellos andar con elecciones absurdas e innecesarias y porque además eran tus amigos aunque también lo fueran míos). Al final, para verles, casi siempre espero a que estés fuera de Madrid. Es de las cosas más injustas de esta historia... y si una de las mejores cosas que supiste hacer fue rodearte de un grupo de gente tan valiosa, mantente cerca, disfruta de ellos y que ellos disfruten de ti... pero yo también tengo derecho a proteger mi vínculo, el mismo que además me animaste tú a trenzar fuerte, seguro.

Pero al final encontramos la manera. Sobre todo con algunos con quienes las complicidades y el carinyo son innegables, pero en realidad con la mayoría: siempre acabamos encontrando caminos alternativos de acompanyarnos, de estar cerca, de saltar barreras. De hacer que Moratalaz no duela en el mapa -que ha dolido la ausencia, desgarrando hasta sangrar-, sino que haga nacer sonrisas, brillante, luminoso, cálido. Como ayer, como manyana.

8 Susurros:

At 14 abril, 2006 06:19, Blogger RollWhisTler escribió...

Es jodido cuando una relacion se va al garete, pero mas aun cuando tus amigos eran inicialmente "amigos de". Me alegro de que igualmente mantengas cierto contacto. Animo :-).

Siendo como pareces ser, no creo que te alejes demasiado de ese barrio que tanto estimas :-), por mucho que el amor termine, la amistad prevalece :-). Felicidades Gacela :-).

 
At 15 abril, 2006 13:14, Blogger Ninfa escribió...

Siempre se tiene ese sitio especial con el que siendo tan insignificante para ti puede ser uno de los mejores sitios. Yo hace poco tuve uno de esos, no tiene nada de especial, llegamos a el por una casualidad... ese sitio lo conoceras, son los jardines del Palacio de Oriente. Ahora ella se a ido, se a ido a Venezuela sin tan siquiera despedirse, pero yo seguiré llendo a pensar en todos aquellos buenos momentos... en un momento llegé a pensar que duraría siempre pero fuí demasiado ingenua. Siempre los momentos peores son las 48 horas después de lo sucedido. Vuelve a todos esos sitios que un día creiste tuyos, aunque solo sea para recordar alguno de esos momentos, te sentiras mejor.
Besos!

 
At 15 abril, 2006 19:04, Blogger Awake at last escribió...

¿Cómo coño haces para que cada día me guste igual o más lo que escribes? Malapersona...

Besos!

 
At 16 abril, 2006 00:44, Blogger Clementine escribió...

Yo no sé cómo lo hago, ni porqué, pero los sitios en los que pasé buenos momentos pero que eran una conexión con gente de la que me separé...acabo desvinculándome de ellos. Y sé que no es bueno, que los buenos momentos pasados no tienen que olvidarse aunque les siguieran malos momentos. A veces me gustaría volver a ir a ciertos sitios...
Mi humilde consejo: no dejes que se vayan borrando, y menos por la "influencia" de terceras personas. ;)

 
At 16 abril, 2006 14:19, Blogger Bito escribió...

A veces, cuando leo tu pasado, tu presente, tus amigos, las tardes que añoras, las cosas que haces o hacías, la forma de divertirte, la gente de la que hablas, los amigos que nombras... podría decir que usted y yo podríamos haber caído en el mismo grupo perfectamente, sus aventuras me son tan familiares que a veces me extraña no estar en ella.


Vidas paralelas que las llaman.

O que todos, al fin y al cabo, somos más de lo mismo.

;)

 
At 16 abril, 2006 19:07, Blogger paraiso escribió...

Qué belleza de máquina de echar de menos..Y que belleza en cada una de esas palabras..Seguro que Moratalaz tampoco puede olvidarse de ti..Un abrazo desde el paraíso.

 
At 19 abril, 2006 19:29, Blogger Frikimike escribió...

Hola!!!!!

Curiosamente en Mortalaz tengo también mi refugio. Allí comparto cervezas en los bares de la zona, el aire límpio del portal, las escaleras casi interminables, sesiones de repasos musicales, risas histéricas, un sofá comodísimo, una cama en la que me dejo caer de vez en cuando después de jornadas casi en vela. Pues sí, a mí también me toca mucho Moratalaz. Eres genial, Winfly!!

Y geniales tus posts, Gacela. Son bonitas estas carambolas de los links bloggeros.

 
At 27 abril, 2006 14:41, Blogger GauchoGudari escribió...

Moratalaz el barrio, de cada rincòn un recuerdo, de lo bueno y de los malos momentos, pero sabes algo, por mal o bien que fueran son momentos vividos y momentos para el futuro recuerdo.
Sal a la calle amiga mia, ves a la Lonjas que allà yo te espero, en cualquier bar donde haya Hechizo o simplemente un Pasen y Beban, crea nuevos recuerdos, vive nuevos momentos, llena la calle de ti y de los rostros de vos.
Y quizà algùn dia y solo quizà tu y yo por el barrio nos encontremos...

 

Publicar un comentario

<< Home