martes, abril 04, 2006

Over the Rainbow

Arco iris, arco de lluvia

Andaba yo perdida en un libro estupendo de Eduardo Galeano, buceando en sus letras, cuando me encontré con algo que me llamó la atención (bueno, eso lo hace a cada párrafo... quería decir que me llamó más la atención). Era este trocito:
(...) En la India, quienes llevan luto visten de blanco.
En la Europa antigua, el negro, color de la tierra fecunda, era el color de la vida; y el blanco, color de los huesos, era el color de la muerte.
Según los viejos sabios de la región colombiana del Chocó, Adán y Eva eran negros, y negros eran sus hijos Caín y Abel. Cuando Caín mató a su hermano de un garrotazo, tronaron las iras de Dios. Ante las furias del Senyor, el asesino palideció de culpa y de miedo, y tanto palideció que blanco quedó hasta el fin de sus días. Los blancos somos, todos, hijos de Caín. (...)
Lo leía y me quedaba pensando en esas asociaciones. La primera, esa de la que habla el autor en este capítulo, la del blanco por encima del negro, blanco luminoso, negro oscuro, blanco bueno, negro malo. Blanco vida, bautizos, bodas... negro muerte, entierros, luto. Puntos de vista, como dice Galeano.

Y luego se perdían mis pensamientos. Pensaba en el amarillo de Bereni-c del otro día, en los colores de los que hablaba Dmon... y en los míos propios.

Yo nací entre roja y azul, con un mes de antelación, a medio hacer. Desde entonces...

Soy blanca casi todo el anyo, clarita, lechosa, pálida como hija de Caín.
Soy levemente dorada en septiembre tras un verano de sol acariciándome, rayos cálidos pintando mi piel de color.
Soy negra perdida en pensamientos oscuros que rebotan contra las paredes de mi cabecita loca.
Soy rosa, ninya ingenua de pincitas en el pelo, piruletas en forma de corazón y algodones de azúcar.
Soy naranja cuando me pones un ninyo cerca y nos copiamos las sonrisas, y parece que el corazón está de fiesta y hay risas brillantes en cascada.
Soy verde cuando me tumbo sobre el césped con el Sol en el cielo, mimetizada con los tréboles, ninya camaleón.

Pero sobre todo vuelvo al rojo y azul con que nací. Soy roja avergonzada muchas veces, pómulos ardientes y palabras que se vuelven tartamudeo; roja de un corazón alineado con la mente, ambos a la izquierda, ahí donde encontrarás a quien te tache de extremista; roja pasión y rojo deseo no-me-reconozco pero reflejado en mis ojos que brillan, en mis manos que buscan, en mi lengua que prueba, en mi cuerpo que responde siempre antes que yo, felino, agradecido; roja furia algunas veces en las que no sé manejarme y acaba volviendo a estrellarse contra mí en boomerang inútil; roja sangre cuando hemos cedido a mi cabeza y no encontramos otra vía; rojo fuego que quema y ante el que no sabes si acercarte hipnotizado o alejarte por peligroso.

Y soy azul. Azul-mar inmenso que permanece fiel, esperando a que vuelvas a buscarle, que él no se va a ir, lamiendo suave la arena. Azul calmado y sensato, azul-cielo leal, constante, donde le dejaste, mismo cielo albergue luna y estrellas o sol, cielo eterno incluso aunque se cubra de nubarrones: tras ellos sigue el celeste de siempre. Azul-agua que salpica en gotas, o lago en que zambullirse y descubrir rincones tras aquella roca, fresco, limpio, transparente.

A lo mejor por eso, mezcla de azul y rojo, mi color acaba siendo siempre el malva, morado, lila, burdeos si me apuras, toda esa gama. Porque son mis dos Yo (o dos de ellos), porque mezcla pasión con tranquilidad y rabia con calma, desenfreno con control, impulsividad con paciencia, locura con amonía sensata, fuego y agua.

Siempre me gustó que de la mezcla del sol cálido y la lluvia fresca saliera algo tan hermoso como un arco iris. En vez de pelearse y ganar uno de los dos, vencedores y vencidos, crean una nueva forma de la mano, una forma que además lo guarda todo, colores saltando a la comba. Y me busco en el arco iris, encontrándome en el morado; y me busco aún más allá, Over The Rainbow... y también me encuentro, sonyando los mismos mundos que Dorothy en los que es posible pedir deseos... y que se cumplan.

[La imagen que encabeza el post es de Katie072, puedes encontrar su galería de flickr AQUÍ. El libro al que hago mención, de Galeano, es "La escuela del mundo al revés", lo encuentras en la columna de la derecha del blog. La canción de Over The Rainbow es la que aparece en la película "El mago de Oz", que pezhammer me recordó el otro día hablando de musicales... y Dorothy siempre será Judy Garland en mi cabeza]

15 Susurros:

At 04 abril, 2006 20:17, Blogger Deyector escribió...

¿Y no podemos borrar el negro y los rojos chungos? El resto de colores te sientan estupendamente...

 
At 04 abril, 2006 20:22, Blogger Wendyqueridaluzdemivida escribió...

¿¿¿¿Eres papa pitufo???? :P

Eres un sol.

 
At 04 abril, 2006 22:17, Blogger Txiki escribió...

Yo ya había leido lo del blanco y negro y también me sorprendió. Te hace ver tu mundo de otra manera, a veces incluso te parece estúpido comparar.

 
At 04 abril, 2006 22:26, Blogger Achab escribió...

Pues cuanto más oposito más me parezco a Caín. Será por la luz del flexo.

 
At 04 abril, 2006 22:45, Blogger terminus escribió...

Yastamos hablando de colores... ¿No tienes compasión? Ahora quizá entiendas el porque me gusta el negro. Sin color, monótono, no deslumbra, anima al descanso...

Beso

Edu

 
At 05 abril, 2006 13:25, Blogger reve escribió...

El negro no está tan mal. Pero hay que meterlo en la mezcla total. Lo bueno de verdad es la mezcla. En colores como en todo.

(No había una canción terrible que decía somos de colores??)

Me gusta verte contenta niña. Y me gusta verte roja (y a la izquierda, jeje..)

 
At 05 abril, 2006 16:29, Blogger Awake at last escribió...

Pues yo tengo el concierto mítico del Carneggie Hall de la Garland con el "Over the rainbow" más estremecedor que oírse pueda, muhahahahahahahahahahahahaha.

Besos!

 
At 05 abril, 2006 17:21, Blogger jornalerodelagloria escribió...

chulísima canción, pero a mí me gusta más esa de because, because, bicós, biiicoooós... tusutu tusú tusú tusú.

 
At 05 abril, 2006 18:27, Blogger Shere escribió...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

 
At 06 abril, 2006 09:58, Blogger Guillermo escribió...

Ese es uno de los parrafos con los que me quedé de 'La escuela del mundoal revés'. Galeano tiene muchos relatos que permanecen en tu cabeza y te hacen pensar durante horas, volver a releerlos una y otra vez, y a la vez son tan simples...

 
At 06 abril, 2006 15:43, Blogger Nepomuk escribió...

Perfecto. Yo soy azul petróleo. Te buscaré en rojo pasión y tendremos niños lilas (qué remedio con semejanes genes...).

Que ayer me caí...

Que ayer volví a entrar...

Que te habías convertido en calabacilla (mardita)...

Que he recogido el zapatisho de cristal-duralex...

Que HOY SERÁS MÍAAAAAAAAAA...

(me despediré vía Graham Bell. Para que luego me digas que si la abuela fuma...)

 
At 06 abril, 2006 17:08, Blogger Gacela escribió...

Deye, si me borras algunos de los colores, dejo de ser Yo. Creo. Me han dicho. No estoy segura, en realidad.

Wendy, lo de pitufa me lo han llamado muchas veces en mi vida. Entre mi metro y medio de estatura (algo más, algo más) y mi azul... va a ser eso. Sería Pitufina si fuera rubia como otras, pero al tener que lucir el rojería, claro, me convierto en papá pitufo :-S

Jornalero, la canción de bicós, bicós, bicós también es de mis favoritas.

Y Nepo, estupendo, me visto de mi rojo pasión -que todavía te sorprendería- y hacemos ninyos lilas, qué más se puede pedir. Ah... hace poco saltó que Graham Bell era un poco impostorcillo que les robaba las patentes a los estudiantes a su cargo, yo no digo ná!! (Y nunca he entendido lo del azul petróleo... el petróleo no es negro? Soy daltónica yo también?)

 
At 07 abril, 2006 03:42, Blogger K escribió...

He respondido a tu duda en mi blog. xD

 
At 07 abril, 2006 14:20, Blogger iralow escribió...

Es lo que tiene la primavera...que el mundo estalla en colores. Bienvenida a Abril!!!

Besote

 
At 10 abril, 2006 04:01, Blogger Mazeekeen escribió...

Me encantan tus colores. Me encanta Over the Rainbow.
Y sí, contrariamente a lo establecido en Occidente, en muchas partes de Oriente el color de luto es el blanco: en Japón, por ejemplo, además de en la India.
No es tan raro, tiene su lógica :P.

 

Publicar un comentario

<< Home