lunes, agosto 27, 2007

Cajas de zapatos

Cuarenta y dos cajas. Esas son mis pertenencias, y ahora que voy deshaciendo me pregunto dónde tenía metidas yo tantas cosas.

Dice mi hermano que podría hacer un duelo entre libros y cojines, a ver quién ganaba, porque tengo una cantidad acojonante de ambos. Es verdad que me cuesta deshacerme de cosas, aunque libros siempre dono el Día del Libro Solidario; y cojines... no sé de dónde han salido tantos, la verdad (aunque también es verdad que hasta ahora no tenía almohada de verdad y usaba dos cojines grandotes que tengo).

Pero en realidad, si hiciera un duelo como es debido entre lo que va saliendo entre caja y caja... ganarían los montones de cajas de zapatos con recuerdos que guardo. En ellas hay álbumes de fotos y más albumes de fotos, y negativos de fotos y más fotos. Hasta aquí, puede ser normal, somos muchos los que nos aferramos -un poquito- a las imágenes que nos han acompanyado, aquel chico que nos hizo sonreír, un cumpleanyos donde se juntó todo el grupo de amigos, una tarde en el Retiro en blanco y negro, el InterRail descubriendo lugares con el carnet de alberguista en ristre y la mochila con los sacos de dormir, encuentros con gente querida en Barcelona, o Bilbao, o Piedralaves...

Pero hay mucho más aparte de fotos. Por ejemplo, las entradas de las películas que fui a ver al cine con mi primer chico -cuando esa historia terminó, dejé de guardar TODAS las entradas de películas, casi religiosamente-, dibujos especiales que hacía mi siguiente pareja, cartas de companyeros de clase de cuando yo era pequenya, cuentos que escribía de ninya y menos ninya, postales, anuncios, posavasos... un montón de cosas que me traen multitud de recuerdos a mi cabeza. Y, por suerte, la mayoría de ellos me hacen esbozar una sonrisa, y sentirme afortunada por el pasado que ayuda a que hoy sea quien soy.

Eso sí... es lo menos práctico a la hora de mudarse. Y hay quien dice que es mejor viajar ligero de equipaje -no sé si mejor, pero más práctico, ya digo!-, pero yo necesito tener esas cajas de zapatos llenas de pedacitos de mi historia, a veces para refugiarme en ellas, a veces para encontrarme y otras para perderme buceando en papeles, cartas, fotos; a veces para, simplemente, no olvidar quién soy. Y, sin que los recuerdos me limiten -más bien me dan alas-, construir un futuro en el que el pasado no se olvide, sino que sea cimiento básico sobre el que poner los ladrillos del manyana.

[Edito para aclarar que, por supuesto, no son cuarenta y dos cajas de zapatos, las que he trasladado... son cuarenta y dos senyoras cajas, de esas de mudanza. Lo que pasa es que unas cuantas... estaban llenas de esas cajas de zapatos llenas de recuerdos de las que hablo en el post. Hala, por si había llevado a confusión el título y el número.]

[La imagen que encabeza este post es de Víctor Sepúlveda, puedes acceder a su galería de Flickr haciendo click en su nombre]

8 Susurros:

At 27 agosto, 2007 15:28, Blogger Awake at last escribió...

:´-)


Mks.

 
At 27 agosto, 2007 20:44, Blogger Guillermo escribió...

dejé de guardar TODAS las entradas de películas, casi religiosamente-

Siempre que te he preguntado si querías la entrada cada vez que hemos visto una peli te la has guardado :-P

 
At 27 agosto, 2007 20:48, Blogger reve escribió...

Cuando empecé a desmontar mi habitación para mi mudanza recordaba una y otra vez a la chatarrera del Laberinto, queriendo perder a la protagonista entre recuerdos...

Toda la vida peleándome con mi madre por la obsesión de guardar y guardar. No se soluciona, creo... mi abuela guardó y guardó hasta el último momento.

Pero yo no podría vivir sin ello, no podría vivir sin cada gilipollez que en un momento dado he decidido guardar. Tengo hasta apuntes del colegio...

A veces mi compi se enfada, y le digo que vale, que puede tirar cosas, pero luego me ve la cara y no es capaz...

 
At 29 agosto, 2007 15:14, Anonymous clementine escribió...

Yo tengo cajas llenas de cartas, otra con "recuerdos" de viajes (ya sabes, tickets, panfletillos, mapas...) y alguna con cosas para olvidar pero que me resisto a tirar. Lo que más me gusta es el aire ternuco y lleno de experiencias que sale de ellas...

Guárdalas bien! :) (y te envidio la cantidad de cojines...)

 
At 29 agosto, 2007 21:03, Blogger nadine escribió...

Confieso que al principio he caído de pleno en la confusión! ya pensaba yo cómo es posible organizar un armario con 42 pares de zapatos...! jejeje a mi me pasa que cuando compro un par suelo pensarme muuuuucho tiempo si tirar la caja o no... siempre puede servir para algo ;)

 
At 29 agosto, 2007 21:08, Blogger Bito escribió...

Al igual que tú tiendo a guardarlo todo como un ratoncillo, cada cosita cuenta, por insignificante que sea. Bueno, debería de haber hablado en pasado porque después 8 mudanzas en 9 años opté por tirar muchas de las cosas. Puro sentido practico. Todavía no me he arrepentido, ya te diré.

Un saludo,

 
At 29 agosto, 2007 21:48, Blogger kleptØ escribió...

Me alegro de que hayas podido mudarte finalmente, después de haberte leído tantas veces cuando describías tu estudio, seguro que también echarás de menos ese minúsculo espacio de 3 años de tu vida... Ö_Ö

 
At 01 septiembre, 2007 15:21, Blogger jornalerodelagloria escribió...

no, no, no te dejes convencer por el hombre del traje gris. (no) Pase lo que (no) pase, recuerda: siempre somos si no inocentes, sí noculpables.

 

Publicar un comentario

<< Home