martes, marzo 04, 2008

Funambulista

Funambulista

Sabes bien, lo has escrito aquí muchas veces, que tu estabilidad es muy precaria, que a veces parece que basta que el viento sople un poco más fuerte de lo normal para que tropieces y vueles otra vez en caída libre hasta el abismo que conoces mejor que tu imagen en el espejo.

Como el funambulista principiante que cruza de lado a lado de la carpa del circo mientras le observan mil miradas expectantes, y al que un estornudo hace caer al vacío -no había red, nada amortigua el golpe-. Como el actor inexperto al que en el estreno de su obra teatral una inoportuna melodía de móvil en la sala hace que pierda la concentración y su mente se quede en blanco mientras sus mejillas se sonrojan, avergonzadas.

Seguramente porque construimos nuestras vidas en torno a pilares que situamos fuera de nosotros, y por eso mismo, escapan a nuestro control. En vez de hacernos un Yo fuerte, preparado para los cambios, que encuentre en sí mismo su energía y su estabilidad, tendemos -unos más que otros- a depender de factores externos, la pareja, los amigos, el trabajo... y cuando un pilar, a veces varios, se viene abajo, caemos nosotros con él, torbellino que te atrapa y lleva hasta la fosa marina en que se convierte tu vida.

Factores externos que te fortalecen o debilitan sin que tú tomes parte en ello, nuevamente espectadora de tu propia vida. Y ahora que uno de esos pilares se tambalea, te imaginas la columna que cae y se rompe en mil pedazos atrapándote bajo los escombros. Porque conoces a tu cabeza, que ya empieza a hacer de las suyas. Porque aunque intentas saltar a la comba sin tropezar, la caída se antoja inevitable. Y tus caídas siempre te llevan a la oscuridad más absoluta, negro vacío al que la vista no puede acostumbrarse.

Tiemblas otra vez...

7 Susurros:

At 05 marzo, 2008 12:47, Blogger aprendiz de titiritero escribió...

...PERO AUNQUE SÓLO SEA EN SUEÑOS, SIEMPRE PODRÁ FLOTAR UN HILO PARA LA COMETA DE LA ESPERANZA...

 
At 05 marzo, 2008 17:03, Blogger rod escribió...

sin cuestionar el castillo de cartas de la (precaria) vida moderna, me da que la dependencia afectiva, cuando mutua, puede ser lo más dulce...

y si uno cae, pues cae, y en general cae para levantarse... las ruinas sirven para construir algo mejor, si hay fuerzas y ganas...

un saludo.

 
At 05 marzo, 2008 21:38, Blogger Nepomuk escribió...

Por eso... lo mejor es...

...construirte una vida unifamiliar en una sola planta.

Y tracatrá.

 
At 05 marzo, 2008 22:51, Blogger Awake at last escribió...

Pero si todo iba tan bien...

:-(

Mks.

 
At 06 marzo, 2008 01:18, Blogger Carol escribió...

Estaria bueno ser fuerte y no depender de esos pilares, es un trabajo duro pero se puede lograr.
Muy bueno el blog, saludos desde BA.
Carol

 
At 08 marzo, 2008 02:17, Blogger elfopoeta escribió...

Pilares en los queuno confía tanto que olvida por un momento que son de carne y hueso...

 
At 09 marzo, 2008 23:19, Blogger El pasajero escribió...

La capacidad de adaptación es lo que nos da la libertad...

 

Publicar un comentario

<< Home