jueves, mayo 06, 2010

Teatro III: Nebbia, del Cirque Eloize

Nebbia1

Hace un anyo y algunos meses, por nuestro aniversario, fuimos a ver Rain, como lluvia en tus ojos. La obra me gustó (las obras de teatro con elementos circenses en ellas me tienen ganada desde la primera que vi, Ícars), lo suficiente al menos para que cuando me enteré que el Cirque Eloize volvía a Madrid, de nuevo con una obra de Daniele Finzi Pasca, quisiera ir a ver esta nueva obra, Nebbia ("Niebla" en italiano). Ambas forman parte de la Trilogía del cielo, cuya primera parte fue la obra Nomade, que no vi en su momento, y a la que siguen Rain y Nebbia, pero que perfectamente pueden verse de manera independiente. En esta ocasión al Cirque Eloize le acompanya el Teatro Sunil.

Nebbia tiene un punto de melancolía que no tenía Rain. La niebla es la materia de la que están hechos los suenyos, tras una niebla lo suficientemente densa uno puede imaginar que hay cualquier cosa, que el mar se acerca 300 kilómetros y deja peces en el jardín de la abuela, la misma que nos despide con un panyuelo blanco porque así burla un par de metros a la niebla. Cuando alguien se adentra en esa niebla, no es seguro que vuelva, por eso las despedidas son más intensas. En la niebla uno puede perderse, sí, pero a veces perderse es la única manera de encontrarse a uno mismo.

De todo esto habla Nebbia, que se retrotrae a los suenyos infantiles, al pueblo donde nacieron y crecieron, rodeados de esa niebla densa y penetrante. Aunque es un poco difícil seguir el argumento, no digo que no, pero el intentarlo bien lo vale.

Nebbia3

¿Y cómo lo hace? A través de acrobacias, de un bosque de platillos giratorios donde los ninyos juegan al escondite, a través de un xilófono gigante o de una cama elástica, de trapecios, de aros... y a través de las historias que nos va contando el narrador.

Yo particularmente me enamoré de Stephano, aquel que nació una noche de nevada y que tiene la niebla metida hasta en los ojos, por eso a veces ve cosas que los demás no ven, y le llaman loquito. Pero es capaz de correr ayudado de sus amigos, y sobre todo, es también capaz de levantarse solo cuando todos creen que necesita ayuda, es capaz de resurgir en otra noche de nieve.

Nebbia2

En fin, sirva este post para decir que disfruté mucho con la obra, que me mantuvo pegada a la butaca asombrada y, en los momentos finales, también emocionada. Que se me saltaron las lágrimas en una escena (quizás hay que decir también que una es de lágrima fácil), y que la obra es más que recomendable. Nosotros vimos la penúltima función en Madrid, a partir de ahora podrá verse en Lleida, Alcobendas, Valladolid... y no sé si luego continuarán con la gira. Pero si tenéis oportunidad de ir a verlos, y os gustan un poco los elementos circenses... puede ser un plan genial o un bonito detalle a compartir con alguien.

Os dejo algunos enlaces interesantes:

- Página oficial de Nebbia
- Página de la gira espanyola
- Artículo sobre Nebbia (de los muchos artículos publiacdos en prensa o Internet, éste es de los que más me han gustado)
- Entrevista a Daniele Finzi Pasca (no por esta obra, pero la entrevista está interesante)

Y acabo con un vídeo, para quien quiera hacerse una idea... aunque la obra es más, mucho más, y no puede reducirse a este vídeo de presentación:



[Las imágenes que hay en este post están sacadas de la web oficial de Nebbia, a la que puedes acceder haciendo click en el enlace]

6 Susurros:

At 07 mayo, 2010 15:44, Blogger LastChild escribió...

Dice la letra de cierta canción de Dream Theater -un grupo que me encanta-, "I once could see but now, at last, I'm blind". (Antes podía ver pero ahora, por fin, estoy ciego).
Es cierto que para reencontrarse con uno mismo a veces hay que perderse, averiguar quiénes somos, estando a solas con nosotros mismos. Cerrar los ojos a todo lo que nos rodea. Introspección. Da miedo. A mí por lo menos.

Qué suerte tenéis en las grandes ciudades que podéis disfrutar de espectáculos como el que describes.
Me ha encantado tu post de hoy.
Un abrazo.

 
At 08 mayo, 2010 01:41, Blogger Antonio L. escribió...

La verdad es que el teatro es apasionante. Tiene algo mágico que logra impregnar el ambiente y te hace sentir especial. Un abrazo.

 
At 08 mayo, 2010 02:01, Blogger Cris* escribió...

Me gusta mucho tu blog. Me hago seguidora, ¿vale?
A mi también me encantan ese tipo de espectaculos aunque nunca he visto ninguno de esos que has mencionado. Creo que cotillearé ahora los enlaces :D

 
At 08 mayo, 2010 13:12, Blogger Guy Montag escribió...

Suena interesante éste espectáculo, le daré una oportunidad. Por cierto, me encanta tu estilo narrativo!! Lo haces genial, en serio. A partir de ahora prometo pasarme más a menudo por aquí.
Si te apetece, échale un vistazo(y todo aquel que quiera) a mi blog de reciente creación:
http://elparlamentodelosgrajos.blogspot.com/
En él tiene cabida reflexiones sobre todo tipo de materias: arte, vida, religión, sociedad... que os incitarán a pensar. Espero tu visita!! xD
Un saludo, a seguir así.
Por cierto, ¿te gusta Neil Gaiman? A mi me encanta! Es uno de mis autores predilectos! Desde que leí The Sandman me tiene enamorado... Además, he visto que tienes un gusto especial por Muerte xD. Yo me quedo con Destino jaja. Yo también soy un freak de los cómics... y de Mundodisco xD.

 
At 08 mayo, 2010 20:25, Anonymous Aumentar potencia motor escribió...

Felicidades por el blog. No se puede perder un arte tan bonito y cercano como el teatro.

 
At 09 mayo, 2010 09:59, Blogger 555 escribió...

Madrid, esa ciudad...
Lo que más me gusta de Madrid es poder ir al teatro, si viviese allí asistiría todo el tiempo.
Además son maestros en hacer un "arte alternativo", por lo que ese teatro experimental se hace gozoso en Madrid.
Igual consigues olvidar gracias a esto, o al menos a no martirizarte demasiado. Busca las cosas que te gusten y no pienses mucho en los problemas, cualquier afición puede ser un aliado magnífico.

 

Publicar un comentario

<< Home