viernes, marzo 24, 2017

Un año a través de sus libros (II)

Hoy me siento a escribir para continuar con el resumen de mis lecturas durante el año pasado, el 2016, gracias al registro que voy haciendo de ellas en Goodreads. Este post es la continuación de la primera parte, que compartí en el blog al comenzar el año. Sigo desde donde lo dejé:

  • La chica de Los Planetas, de Holden Centeno (★): Uf, creo que este es de lejos el peor libro que leí en todo el año. Lo compré pensando que sería una lectura ligera y playera para las vacaciones de verano, un primer amor acompañado de referencias musicales, parecía chulo... ¡qué error! Al parecer Holden Centeno es un bloguero de cierto éxito que compartía en su blog sus historias de amor con una novia, y una editorial decidió publicárselas, creo que parte del libro estaba ya en el blog y parte la añadió ex profeso, pero siempre diciendo que es autobiográfico y su propia historia real de amor (ojalá no lo sea porque pobre muchacha). No sólo es un lenguaje pretencioso, pedante y engreído, es que además lo que narra es bastante tóxico, porque su historia de amor es mitad negarse a aceptar que la chica a la que quiere ya no quiere volver con él (pero él seguirá escribiéndola y haciendo público su amor hasta convencerla de que se equivoca), y la otra mitad pretender que su historia es la única de amor verdadero, que lo que ellos viven nadie más lo puede vivir, que no hay nada tan especial como el vínculo que les une, que les sigue uniendo aunque ella le haya puesto fin, porque, claro, no sabe lo que quiere ni lo que le conviene. Todo esto, entre la ingenuidad de los quince años (aunque el autor tiene unos cuantos más) y la toxicidad del "yo sé que me quieres aunque digas que no" aderezado con el consabido "nadie va a hacerte tan feliz como yo / todo lo que vivas después de mí será una sombra de lo que tuvimos", etc, etc. Un mensaje peligroso que a algunxs les cuesta detectar como tal, como veo en algunas críticas entusiastas de "ay, esto es AMOR con mayúsculas, ojalá a mí". Siento haber contribuido con mi dinero a que ahora estas páginas tengan una segunda parte, la verdad :(
  • Material sensible, de Neil Gaiman (★): Llevo años leyendo a Neil Gaiman y es raro que tarde en comprar las novedades suyas que salen traducidas. Este lo compré en la Feria del Libro y lo leí en verano. Con sus libros de relatos me pasa algo, son bastantes relatos, también algunos en forma de poemas, y un tiempo después de acabarlos me cuesta recordarlos fácilmente, se me desdibujan un poco en la memoria. A veces me digo que si he disfrutado tanto leyéndolo, por qué me cuesta que se me queden dentro, pero creo que es más un problema de mi memoria que del libro en cuestión. Sí sé que lo disfruté, que me volvió a dejar pensativa y maravillada del mundo que guarda Gaiman en su imaginación, y agradecida por poder compartirlo con él. Recomendable.
  • Media guerra, de Joe Abercrombie (★): El cierre de la trilogía de fantasía épica ¿juvenil? El Mar Quebrado. Recupera personajes de los libros anteriores, entre ellos el de Espina Bathu, protagonista del segundo tomo y uno de mis personajes favoritos, aunque en éste no tenga tantísima presencia. Lectura entretenida, aunque con más escenas de combates (el título no engaña). pero un buen final para la trilogía.
  • Instrumental: Memorias de música, medicina y locura, de James Rhodes (★): Fue bastante boom editorial el año pasado, y también hizo que su autor diera multitud de entrevistas y de conciertos. Es duro de leer, Rhodes nos habla de las brutales violaciones sufridas en su infancia durante años a manos de un profesor, y cómo este trauma le llevó a una espiral de ingresos en psiquiátricos, intentos suicidas, desconfianza hacia los demás y hacia sí mismo... y cómo encontró en la música la posibilidad de mantenerse a flote, aunque hoy siga teniendo muchas dificultades por el terrible pasado que sufrió. Algunas escenas son muy duras y quizá no aptas para personas sensibles, al leerse se percibe honestidad y también mucho dolor. No recuerdo por qué no le puse cinco estrellas, quizá por diverger con él en parte de su discurso sobre los problemas de salud mental, principalmente (pero no solo) en el tema de la medicación, que él no ve solo como apoyo más o menos puntual sino imprescindible a largo plazo, de forma continuada e impuesta si hace falta. Pero aún así me parece un libro necesario. Como extra, sobre el formato, cada capítulo se inicia con una pieza -una interpretación concreta- de música clásica que recomienda oír mientras se lee el capítulo sobre la que además nos da información o anécdotas, como también hace en sus conciertos  (todas están recogidas en una lista pública de Spotify).
  • Un gato callejero llamado Bob, de James Bowen (★): Con este os tengo que avisar de que probablemente, a pesar de mi experiencia y mi valoración positiva, probablemente no sea muy buen libro. Pero me encantan los gatos y me gustó leer la historia real novelada de este hombre, con muchas dificultades en su vida (extoxicómano, sin empleo...) al que encontrarse un gato en el camino y acogerlo en su casa le da fuerzas para salir adelante. No será un gran libro seguramente, pero yo lo disfruté.
  • La nueva educación, de César Bona (★): Me extraña que le diera tres estrellas en su día, en mi recuerdo actual no le daría más de dos. El principal problema no es tanto el contenido (que aunque a mí me parecía que decía cosas básicamente de sentido común, quizás en el mundo docente sí sean innovadoras y su experiencia personal pueda ser instructiva para futuros/as maestros/as) como de la edición estafadora que han hecho. Un libro de menos de 300 páginas en las que cerca de la mitad son páginas en blanco, porque los títulos de los (muchos y cortos) capítulos van en una página con el resto en blanco, además hay un buen puñado de páginas que sólo tienen repetido un párrafo destacado de la página siguiente, y en fin, creo que conté en su día y las páginas en blanco superaban las cien. Claro, esto para poder venderlo a los 18 euros que cuesta, pero a mí me parece una estafa.
  • Saldremos de esta. Guía de salud mental para el entorno de la persona en crisis, de Javier Erro (★): Cinco estrellas porque no hay opción a más. Este libro (cortito, muy barato y disponible también online en este enlace de forma gratuita por decisión de su autor y editores) es un muy buen material para orientaros cuando tengáis cerca  auna persona con alguna crisis de salud mental a la que queráis apoyar. Puede ser muy útil para amigos/as que puedan estar algo perdidos/as o para familiares cercanos. Lo más importante -y la principal diferencia con otros materiales ya existentes- es que aborda cómo tratar de apoyarnos siempre desde el respeto a nuestra autonomía y decisiones, desde la no imposición y sin autoritarismo ni paternalismo. También destacaría el lugar que le da a los cuidados también entre quienes están apoyando (¿quién cuida a los cuidadores?), ese repartir funciones dentro del grupo de apoyo para no quemarse, o tener espacios para poder verbalizar, también ellos, dudas, miedos, etc. La única pega que le pondría es que a mí se me hizo algo básica, quizás por su corta extensión no profundiza demasiado, pero tal vez por eso mismo sirva aún mejor como primer acercamiento, y despierte el interés por encontrar otros materiales con posterioridad. En resumen, me pareció una publicación necesaria y llevo meses recomendándola sin parar (en Madrid se puede encontrar en librerías como Traficantes de Sueños, donde la compré yo).
  • Parodia de Tronos, Temporada 2: ¿Tienes fuego, Benyto?, de José Fonollosa (★): Regalo por mi cumple de mis amigos quincemayistas de mi barrio, estos comic-parodia son una debilidad personal que no puedo evitar que me hagan muchísima gracia. No serán obras de arte, pero me encantan porque me divierten mucho. Eso sí, se lee en un suspiro.
Y hasta aquí esta segunda entrada-resumen de mis lecturas del 2016. Me queda una tercera (en principio iba a resolverlo en dos pero en esta me he liado y he hablado de más de algunos de los libros, así que me guardo los últimos para una entrada posterior). Y mientras esa llega, a seguir leyendo para descubrir nuevas historias, nuevos mundos, nuevas ideas. (Y este año, ¡más mujeres!)