viernes, septiembre 10, 2021

Leyendo (XVII): Ahí abajo, entre raíces y huesos (o de identidades, vínculos, y paternidades que EJEM)

⭐⭐⭐⭐(4/5)
(Vol. 2 en la saga de Los Niños Descarriados / Wayward Children)


Esta es la segunda entrega de la saga de los Niños Descarriados (Wayward Children) tras la espectacular "Cada corazón, un umbral". La premisa de esta saga me parece una maravilla: ¿qué pasa con todos esos niños, niñas, niñes, que en algún momento de su infancia o adolescencia atraviesan alguna de las puertas que llevan a lugares más allá de la realidad que compartimos? Como habría sido el caso de Alicia al llegar al País de las Maravillas por la puerta de la madriguera del conejo blanco, o al otro lado del espejo; o de Wendy cuando siguió a Peter Pan rumbo a Nunca Jamás; o los peques que encontraron Narnia dentro del armario... Todos ellos, cuando vuelven a sus casas han vivido experiencias importantísimas y transformadoras, por buenas o terribles, y aquí simplemente... nadie les creería, no se tomarían en serio sus narrativas, que serían fácilmente tildadas de demasiado imaginativas cuando no directamente patologizadas. Sus ausencias serían explicadas por secuestros o huidas o ni siquiera hubieran sido percibidas si en ese mundo que visitaron el tiempo funcionase muy diferente, como le pasa a Alicia cuando todo lo que vive en el País de las Maravillas sucede en una breve siesta de nuestro mundo. Me parece que como premisa es un punto de partida totalmente apasionante para desarrollar historias desde ahí (igual también porque la credibilidad o no de las narrativas de las personas patologizadas por etiquetarse sus realidades como delirantes, meros síntomas sin conexión algunas con las biografías, contextos, preocupaciones... me parece también un temazo, este sí, cotidiano -y terrible- en las vidas de muchas personas psiquiatrizadas).

En el primer volumen nos adentramos en algunos hechos que sucedían en la institución que había abierto ya de adulta una de estas niñas que vivieron ese traspasar nuestro mundo para luego regresar sin ser creída ni comprendida, una institución que se vendería a las familias como sanatorio mental mientras que funcionaría como hogar y refugio. En este segundo volumen se retoman dos de los personajes que conocimos en esas páginas, Jack y Jill, y, funcionando como spin-off y precuela a la vez, las acompañamos en hechos que sucedieron antes empezando por cómo nacieron y se criaron como hermanas gemelas. Una infancia terriblemente cuadriculada y prediseñada sin importar los deseos reales de cada una de ellas, que se vio obligada a cumplir con las expectativas cerradas y pesadísimas sobre cómo debía actuar, acotándose a unos roles de género impuestos y encarceladores e imposibilitando un vínculo real entre las hermanas, eternas competidoras. 

Partiendo de ese vínculo dañado desde su origen, la historia de "Ahí abajo, entre raíces y huesos" nos contará cómo fue el viaje que hicieron las hermanas más allá de nuestra realidad, el descenso a los Páramos, un viaje que las atravesará por completo y en el que sus vivencias, los riesgos asumidos, las decisiones individuales y los sentimientos explicitados o negados explicarán mucho de su vínculo posterior, de su forma de relacionarse, de cómo percibirán el mundo desde ese momento. 

El libro me ha encantado. Quizá un pelín menos que el primero, porque la premisa ya la conocía (que fue algo que me sorprendió y entusiasmó mucho en el primer volumen); pero me ha gustado mucho. Si no tiene las cinco estrellas es porque en algún momento se me hizo pelín repetitivo cómo la autora subraya y vuelve a subrayar lo dañino de verse obligada a encajar en las expectativas chico/chica, y que esa construcción artificial que pretenden los padres al modelar a sus hijas como si fueran jarrones a su gusto solo puede ser la crónica de un desastre anunciado. Pero me parece un libro estupendo, no solo disfrutable por la historia que engancha desde las primeras páginas, sino también por las reflexiones en torno a la construcción de nuestra identidad, los roles de género, el peso de las expectativas, la necesidad de ser queridas y reconocidas... Muy recomendable :-)


[Puedes comprar el libro en tu librería de confianza (yo lo hice en La Sombra, que con sus clubs de lectura -y sus cuidados y su manera de construir un espacio seguro para todes- me está descubriendo libros estupendos como este). También puedes leer otras reseñas en https://sagacomic.blogspot.com/2018/11/resena-ahi-abajo-entre-raices-y-huesos.html o en https://momoko.es/opiniones/ahi-abajo-entre-raices-y-huesos-opinion-de-una-novela-gotica-sobre-jack-y-jill o buscar la ficha del libro en Goodreads: https://www.goodreads.com/book/show/41731406-ah-abajo-entre-ra-ces-y-huesos

Y también puedes sumarte al club de lectura online de la Librería La Sombra donde lo comentaremos, el próximo 21 de septiembre a las 21:30, escribiendo un correo a la librería en contacto@librerialasombra(punto)com o enviando un DM a través de sus redes sociales: https://twitter.com/LaSombraLibros/status/1435909521612881921 o https://www.instagram.com/p/CSY82Vjjbhf/]




Etiquetas:

domingo, agosto 29, 2021

Tarde, tarde... (VI): Alguno de estos cuerpos seré yo

 

[Un tiempo atrás, otro 29 de agosto, pero del año anterior, escribía sobre el cuerpo, extrañezas, disociaciones, psicofármacos, falsos binarismos y dicotomías. Y eran estas palabras -casi, casi- las que salieron y recupero hoy, tarde-tarde, tras tanto tiempo en que el dolor me ha hecho ir esquivando visitas al blog. Hasta hoy (no sé mañana, sé de hoy...]

Imagen tomada en una exposición que muestra tres personas sentadas en un banco delante de un mural de numerosas fotos de muchas personas diversas fotografiadas en blanco y negro .

La fantasía que me asalta a veces de "por favor, que se me quede un cuerpo, uno de todos estos que varían y me confunden, uno solo al que poder acostumbrarme", es eso, fantasía, deseo imposible.

Me sigue chocando sentirme tantas veces en un cuerpo ajeno. No saber bien cómo soy, no tener la menor idea al ver una prenda de si mi cuerpo cabrá dentro o le sobrará muchísimo. Transito también las dicotomías bonito/feo, grande/pequeño, gordo/flaco, curvas/picos, bienestar/incomodidad, control/ajenidad... pero muchas veces la clave es la apropiación o el sentir una otredad extraña al verme, moverme, vestirme.

Nunca me he hecho tantas autofotos (o vale, selfies) como estos meses. Nunca he sentido tan fuerte la necesidad de reconocerme, de ver ese cuerpo y hacerme consciente de que también es mío, que todos en los que habito lo son, aun diversos, grandes o pequeños. Cara pan y cara puntiaguda de bruja, tetazas que desbordan mis sujetadores y las chiquitas a las que no les pongo sujetador, el culo que veo grande y el que sentía que se había sentado encima de algo y era que se estaba clavando sus propios huesos. 

Una de las muchas mierdas 💩 que hace la medicación psiquiátrica es trastocar por completo el metabolismo, el cuerpo por dentro, el apetito, la sensación de saciedad, la actividad que puedes o no hacer, las horas de sueño, la temperatura corporal. En estos años que hice primero un proceso de desmedicalizacion total, y en el que luego puse medicación temporal con la que facilitarme atravesar dos crisis importantes, mi cuerpo cambia más rápido de lo que sé acostumbrarme. Tras la primera desmedicalización perdí 13 kilos en los tres meses siguientes. Cuando tenía ingresos psiquiátricos, cogía al menos un kilo por semana encerrada sobremedicadisima. En la última crisis, en la que además añadí de nuevo antipsicoticos durante los meses de confinamiento, subí diez kilos. Hace unas semanas (un año y unas semanas en realidad, porque ya os dije que este texto llega tarde-tarde al blog) inicié de nuevo la bajada de medicación. ¿Qué hará mi cuerpo? Misterio, intriga, dolor de barriga.

Nunca me había hecho tantos selfies. Tampoco nunca me había disociado tantísimo como estas rachas. 


Me busco en muchas fotos.

Me encuentro en algunas.

Estoy en todas.


Seguimos...

Etiquetas: ,

lunes, abril 05, 2021

¿Por qué está(i)s a mi lado?

Viñeta de 72Kilos:
"¿Por qué estás siempre a mi lado? Porque un día no estaremos"

💜💬💜

¿Por qué está(i)s a mi lado?

Esta pregunta (duda, cuestionamiento, juicio cruel hacia mí, crítica eterna, pregunta trampa de respuesta irresoluble) me acompaña en la cabeza desde la incomprensión inicial hasta una crueldad conmigo que no ejercería así contra nadie, nadie más... pero conmigo siempre tengo vía libre. 

Es una pregunta que me acompaña de fondo prácticamente siempre, pero que llega a un primer plano súper autodestructivo, incapacitante y dañino siempre que las inseguridades se me hacen grandes desde la pena honda o la rabia necesaria.

¿Por qué están a mi lado? ¿Por qué podrían estarlo? ¿Qué sacan de ahí? ¿Cómo puede compensarles estar cerca? ¿Por qué se quedan? ¿Por qué no estoy sola? ¿Por qué no se van? ¿Hasta cuándo pueden quedarse, si no entiendo ninguna de las razones por las que están aquí?

Y no tengo nunca respuestas que me parezcan suficientemente válidas, suficientemente reales, suficientemente tangibles, palpables, argumentadas... respuestas que mi cabeza no pueda retorcer y volver de nuevo puñal en mi contra. No entiendo, no entiendo por qué estáis aquí quiénes estáis, cómo soportáis esto -esto soy yo, como en el chiste- si para vosotros no es obligatorio (yo huiría de mí una y cien veces, alguna de hecho he intentado huir, ya sabéis). No entiendo qué os hace quedaros conmigo o relativamente cerca, por qué no rompéis el vínculo, por qué me queréis (¿me queréis?), me aguantáis, (¿me aguantáis?), por qué me soportáis (¿me soportáis?) o qué os ata a mí si formalmente no estáis atados. ¿Es pena, tristeza, caridad, culpa, sentido de la responsabilidad? ¿Es que no sentís que podáis iros?

¿Hay alguien (¡alguien, ALGUIEN!) que esté aquí, cerquita de mí, en un vínculo tangible y palpable, que mantenga ese vínculo simplemente porque quiere, porque lo disfruta, porque le aporta, le gusta, le suma...? ¿Que está cerca simplemente porque -tachán- quiera estar?

No lo entiendo. No encuentro quién podría responder que sí a esto último. O de dónde vendría ese "sí, yo" (menos aún un "sí, nosotras"). Y mi cabeza entra en bucles con los que ideológicamente no estoy de acuerdo, en sumas y restas que yo expulso de lo vincular y afectivo porque no creo (estoy en contra, de hecho) que esos vínculos sean también monetizables, que las amistades y amores tengan que salirnos rentables, a cuenta, a ganar, a devolver como en Hacienda. Que ese "me compensa estar aquí" si acaso vendría dado por lo que te dice el corazón, por saber también irnos de donde nos dañen, pero no desde un balance meticuloso de pros y contras donde listamos los dolores y las risas, las palabras más altas que otras y los cuentos al dormir, las lágrimas y los descubrimientos que sin él quién sabe si habríamos hecho.

Y aun con esto, plenamente consciente de que yo no quiero vivir así los vínculos, que yo esos cálculos no los hago con nadie, que eso va en contra de lo que siento pero es que también de lo que defiendo, creo y construyo... Aun así la cabeza insiste: ¿por qué está(n) a tu lado? ¿qué se lleva(n) de esta relación? ¿qué saca(n) de aquí) ¿qué le(s) suma? ¿qué le(s) aporta? ¿cómo puede esto -y esto vuelvo a ser yo, como en el chiste- compensarle(s)?

No, no tengo respuesta. Y a la vez no os imaginais, cuánto, cuánto, CUÁNTO... necesito desesperadamente poder darme respuesta, respuestas, a esa pregunta. Porque como hormiguita incansable, invasiva, obsesiva, constante... manipula mis sensaciones, me martillea y horada feroz la esperanza desde dentro; me está drenando y robando mi energía y futuro, cada minuto de cada hora de cada día desde hace otra vez demasiados días, horas, minutos, segundos...

Tic tac
Tic tac
Tic tac
Tic tac
Tic tac


(AY)

Etiquetas: , ,

martes, marzo 23, 2021

Día Mundial de la Poesía: la primavera se brota (y graba un podcast)

El 21 de marzo es el día mundial de la poesía. El 21 de marzo, también, recibimos a la primavera. Y este marzo, el 21 de marzo colapsé -solo un poco, un poquito, sin alertas ni riesgos gigantes, gigante solo el dolor y la rabia que me explotaban dentro-.

Lloré (mucho). Dormí (horas y horas y horas). Rabié (bastante pero insuficiente). Me perdí (un poco). Me aislé (muchísimo). Me sentí sola solísima (demasiado). Leí (apenas nada). Me refugié (un pelín) en la poesía, en los podcast, en los memes.

Y parí algo de ese dolor grande, algo que cuando fui a verle la carita después a ver cómo era, describí así, como algo chiquito que...

...no está bien grabado, AY esas transiciones, esos volúmenes arriba y abajo... pero me siento rota y me siento TAN triste y necesité hacer algo ayer, algo que empezara y acabara ayer mismo, que era el #DiaMundialDeLaPoesia📝, ese en el que #SeBrotaLaPrimavera🌱(y nosotras con ella). Comparto, así, sin matizar, sin pulir, sin mejorar, sin atenuar transiciones ni elegir mejor contenidos ninininada. Por si acompaña y cuida en el dolor, enfado, rabia y (des)esperanzas y luchas pendientes. Porque me sirve y ojalá no sea solo a mí a quien esto pueda dar algo de calor: 🗣️ https://www.ivoox.com/programa0-el-dia-mundial-poesia-se-audios-mp3_rf_67181955_1.html Seguiremos, y ojalá mejor que hoy 👥

No le di más espacio entonces que ese. Pero bueno, se lo doy hoy, trampeando las fechas de publicaciones para que cuadre como si ese mismo mes de marzo, en vez de dejar el blog vacío y olvidado hubiera ya podido reconocer(me/os) que todos estosYoes imperfectos, negativos, llorosos, pesimistas, medicados de más para estar despiertos de menos... también siguen teniendo espacio en mi vida y en mis rincones, como en este. A pesar de transiciones dudosas, calidades que ejem-ejem y grabaciones caseras y cutres no, lo siguiente. 

Seguís pudiendo escuchar lo que grabé aquí: 

Programa 0: El Día Mundial de la Poesía se BROTA la primavera (¿y nosotras con ella?)



Collage para "El Día Mundial de la Poesía se BROTA la Primavera"
(¿y nosotras con ella?)


Como índice mucho más frío que el contenido del audio, empieza con:

1. El POEMA de Sol C. Medina tras la muerte a manos de los Mossos de un compañero psiquiatrizado. Rescato alguna frase aquí: "El miedo me lo recetó un psiquiatra y me lo suministró una enfermera... (...) ni la metáfora más acertada ha salvado nunca a nadie de pasarse la vida encerrada por pirada. Y puede que esté como una regadera, o puede que esta vez yo sea la flor (...)".

El poema...
2. PRESENTES, de Guisela López, escritora feminista guatemalteca, de la que también dejo algún párrafo: "hemos llegado (...) acarreando esperanzas en la desesperanza, tejiendo redes (laboriosas arañas), construyendo ciudadanía centímetro a centímetro, transformando la realidad con nuestros caminares".

Por el 9:40 nos encontramos con...
3. LÍMITES, de Luan Zetterstrom (Queer Hairy Femme), que para mí es una bolsa de aire fresco a la que vuelvo porque me ayuda a respirar literalmente cuando no encuentro el aire. Cómo habla de ese ser límite, límite en la salud, en las violencias, en su intensidad, en lo geográfico, límite y expulsada por tanto por unos y otros. Solo destaco una de sus frases, que se me clava tanto en mi propio sentir:  "Limítrofe, fronteriza, límite, borderline... así viene especificado mi sentir en los apuntes de mi psiquiatra".

Y allá por el 12:30, un texto mío:
4. GRITOS DE COLORINES, que fue lo que pude atreverme a leer en el micro abierto del Día del Orgullo Loco, donde intenté hablar de ese grito que llevo conmigo y no consigo legitimarme para sacar, porque quién sabe lo que pasaría entonces (tal vez... ¿nada?)

Por el 16:00 llegamos a este relato de Carlo Frabetti:
5. EL MUNDO TRANSLÚCIDO, que mezcla ciencia ficción con toques líricos, que me ha servido a menudo para pensar en esos otros mundos por construir, de los que iremos aprendiendo cada vez con qué queremos quedarnos y qué seguiremos mejorando para acercarnos a la utopía buscada.

En el 19:00 llegamos a
6. EXTRAÑAS SIN NOMBRE, un segundo cuento lírico propio que leí para el micro abierto del Día del Orgullo Loco, intentando pensar en cómo nos hemos vuelto invisibles, extraños unos a otras en la calle. Angustias, hipidos, llantos que no vemos en ciudades gigantes que nos devoran. Extrañas que son siempre antes juezas o vigilantes que personas que intentan apoyarse. Y ¿queremos esto, ser invisibles... ASÍ?

Para el 24:10 llegamos a dos poemas de la brillante María Castrejón, con:
7. La pagina 49 de su poemario "LA INUTILIDAD DE LOS MIÉRCOLES", donde nos habla sobre instantes en el psiquiátrico, instantes en que todo el mundo se para salvo la muerte.
Y un segundo: FLORES. "La terapia era abrazarnos y yo quería follar, porque estaba sola y enferma y deseaba tanto que la flor se cayera a la arena del patio o al pasillo..."

Ya en el minuto 28 llegamos a...
8. HISTORIAS DE UN PARQUE, de Marián González, sobre cómo a veces algo como subir en un tobogán, o mecerse en el columpio, es fuente de felicidad. Y aún así, los obstáculos y los abusos de poder, al pequeño tamaño de las personas pequeñas. Pero ojalá insista cuando crezca, como insistió de peque.

En el minuto 31:00 escuchamos
9. PALABRAS, un cuento maravilloso, imprescindible, arrullador, esperanzador, divertido y curioso, de Jesús Marchamalo y Mónica Gutiérrez Serna. "Tal vez en estos tiempos de zozobra, las palabras, las dichas, las calladas, sean el único lugar donde encontrarse", nos dicen.

En el 38:45 leemos a Rafael Carvajal y su
10. MI PSICÓLOGA ME DICE QUE SE JUBILA y ese final del texto que dan ganas de preguntarle, a ella, a la psicóloga ya jubilada, si alguna vez, algún día, algún momento, entendió en qué consistía el trabajo de acompañar el proceso vital y el sufrimiento de nadie.

Más cerca del final, por el 41:45 empezamos con un extracto del libro EL VIEJO ANTONIO, en esta ocasión con

11. EL DOLOR, SI SE DUELE JUNTOS, ES ALIVIO. El dolor como ingrediente de la esperanza, cocinar un pan como argumento probatorio. La ternura como posible manta suave en la que arroparse juntas. "No me curé pero mucho reí. No sabía que también las sombras son alegres".

Allá por el 45:30 podemos escuchar otro texto de estos que multiplican fuerzas, que multiplican ganas e ilusión y te recuerdan que somos manada las feministas, manada loca y encabritada y qué; que nuestras amigas están siempre ahí y esa confianza nos da más fuerza de la que nos da ningún mito absurdo del amor romántico en el que siempre podemos estar a punto de perderlo todo. Es:

12. ROBO A MANO ARMADA, de Paula.
GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. MA-RA-VI-LLA.

Para acercarnos, ya sí, al final, no quiero acabar el ¿audio? ¿podcast? ¿programa? ¿caricia? ¿rincón de fuerza al que volver cuando me haga falta, y ojalá si os hace falta a otras también podáis sentirlo reparador?

Querría recuperar aquí un extracto que me encanta y da fuerza, que podréis oír desde el min. 49:10 Forma parte de

13. LA TEORÍA DE LA MUJER ENFERMA, de Johanna Hevda.

Y el último texto leído que quería dejar y dejarme por aquí, he querido recordar y recordarme un texto que yo misma escribí para Pikara (https://www.pikaramagazine.com/2021/01/crear-en-comun-un-mundo-habitable-para-todas/). Empieza por el minuto 52.

14. CREAR EN COMÚN UN MUNDO HABITABLE PARA TODAS. Lo quería traer porque sé que lo escribí en un momento de cierta fortaleza, en el que confiaba más en nuestras capacidades. Más que hoy, desde luego. Más que todos estos días en las que el "nosepuede-nosepuede" planea cerca como ave carroñera. El de solo dormir, levantar un ratito, volver a dormir. No poder. Pero un día de no hace tanto lo veía con el optimismo que intenté dejar en estas letras. Y esa también era yo...

Y para terminar, acabamos con una canción porque cuando parece que la vida pesa demasiado, las canciones cogen por nosotras un poquito de ese peso que nos aplasta. Y si además las canciones también intentan hablar de luchas interseccionales, de violencias un pelín más allá de la que te toca justo-justo a ti... mejor que mejor. La canción que vamos a poner homenajea a Samba Martine, que fue encerrada en el CIE de Aluche sin recibir la atención médica que debía haberse realizado al habérsela encerrado en una institución estatal que no solo le robó su libertad de movimientos, de buscarse una vida mejor que la que se le habia sido negada: también le robaron salud, dignidad y finalmente su vida. Sobre esto os contamos desde el minuto 60 aproximadamente, y luego compartimos como despedida la canción

14. UNA FLOR PARA SAMBA, que hicimos juntas para sumarnos al homenaje y porque son muchas las alianzas que vemos posibles entre los distintos feminismos: locos, antirracistas, LBT, y tantos otros...





Etiquetas: , ,

domingo, febrero 14, 2021

Amores


Mis amores


vínculos

GAMigas

afectos

vecines

cómplices

amigas

red

amantes

hermanas

amigos

tribu

compas

familias

manada

amigues

compañeros

madeja


sois mi pilar, sostén, disfrute, ancla y motivación para quedarme cuanto pueda en este mundo



Ojalá tengáis un feliz día

o al menos con algún ratito

feliz


en calma

agradable

divertido

tranquilo

amable

vinculado

emotivo

intenso

dulce

sorprendente

creativo

esperanzador

horny

tierno

ilusionado

disfrutón


algún ratito de esos por los que vale la alegría

quedarse aquí

con vosotras

vosotres

vosotros

...


Y ojalá lo tengáis

no solo hoy,

San Valentín


Ojalá ayer

San Martiniano

y mañana

Santa Faustina

y al otro 

San Pánfilo

y al otro

San Alejo

y el mes que viene

Santa Matilde

y el 14 de abril

que era el día favorito de mi abuela

y no me importa qué santa tenga

porque mi abuela les podría a todas

con los ojos cerrados

blasfemia a blasfemia

y el 17

que es el día más bonito del año

según aprendizajes recientes

y si no es Santa Vero

bien podría serlo


En fin

gente

que ojalá sepáis claro nítido cristalino

y sin dudas

que OS QUIERO


(*) DISCLAIMER

Cualquier parecido que pueda verle a esto con una poesía solo está en su imaginación y en el hecho de que los poetas youtubers

que

cortan

cada

frase 

así

están en demasiadas estanterías

(quizá también por las mías, OPS)


#jajajeosadomicilio
#afectoapoyomutuoytodolodemas 
#noesARTEperomeSANA 

Etiquetas: ,

sábado, febrero 13, 2021

Cualquiera de estas semanas

Cuando la vida me da dentelladas, en la angustia grande yo misma las replico en mi mano: me muerdo con rabia mi frustración, mi daño, la lengua, la carne. Soy así de 

loca 
tonta 
sentida 
visceral 
dramática 
sensible 
dañada 
límite 
feroz 

No es mi semana. Por suerte, habrá más. Otras. En algún lado. Por ahí.

Cualquiera de estas semanas, cualquier lunes, seguro que me la cruzo. Una de esas semanas cálidas y amables en las que sentir fuerte los vínculos, sin dudas y nieblas y miedos e inseguridades y desconfianzas que me anidan dentro. Una de esas semanas de saberme sumando a cambios necesarios, sentirme útil, apreciada, de poder permitirme sentirme orgullosa de mí y no parásitos, carga eterna, culpaculpaculpa. Si seguro que está aquí al lado, a la vuelta de cualquier finde, una de esas semanas que creo que llegaron a existir, esas en las que la calma no hay que buscarla debajo de las piedras, no hay moratones ni pastillas extra ni gifs para respirar mejor. Una de esas semanas (¿serán leyenda, serán reales?) en las que no hace falta encontrar abogados ni pensar cómo pagarles ni buscar psiquiatras afines que no pisoteen los derechos de las personas que atiendan, ni llamar a teléfonos de plantas de psiquiatría donde siguen encerrando a compañeras con las que se niegan a pasarnos, ni pensar estrategias para afrontar consultas médicas que deberían ser apoyo y lejos de eso son amenazas, ni pelearse para recuperar la beca perdida de una compa, las horas extra impagadas de otra, conseguir que el SEPE responda, que algún derecho laboral -¡milagro!- se cumpla. Una de esas semanas en las que no toca buscar qué delito es que la casera le corte agua y luz a alguien que, como se quedó sin curro en el Estado de alarma, ya ha acabado cualquier ahorro que pudiera tener y no puede seguir pagando el alquiler del cuchitril donde vive, que tampoco nunca tuvo un precio razonable para su tamaño o condiciones.

Cualquiera de estas semanas toca la semana luminosa, cálida, calmada, suave y sin terremotos ni explosiones de edificios ni plaga de ratas trepadoras ni duelos ni amigas asustadas ni mudanzas ni despidos ni juicios ni correos ni tweets ni deemes inflamados ni lunes ni martes ni miércoles ni jueves ni viernes ni sábados ni domingos de mierda.

Cualquiera de estas semanas, porque el nivel de angustia, frustración, desborde y rabia empieza a ser complicado de sostener. O empezó a serlo, ¿cuándo? Mmm... creo que fue... cualquiera de estas semanas.

Etiquetas: ,

viernes, enero 22, 2021

Leyendo (XVI): COnviVIenDo 19 días (o el arte sanador de mezlar ternura, dolor, risas y mucho amor)

COnviVIenDo 19 días, de David Ramírez
Edita NORMA EDITORIAL
⭐⭐⭐⭐ (4/5)

Este cómic ha sido otro de los libros leídos por/para el club de lectura, y que he disfrutado mucho. Lo que más me ha encantado es la maestría de David, su autor, para mezclar lo tierno, lo divertido y lo doloroso. No ya pasando de uno a otro estado fácilmente, sino que en la misma página, escena y hasta viñeta te puede estar contando cosas duras y dolorosas mientras a la vez te hace reírte o te hace emocionarte con algo tan tan tierno. Todo el cómic cuenta su historia personal y real en la que el amor salta a borbotones de página en página, viñeta a viñeta. ¿Sinopsis? Más o menos... "Ante la pandemia mundial por coronavirus, se van tomando medidas, restricciones, precauciones... que incluyeron meses de confinamiento prácticamente total en nuestras casas. Iván, el marido de David, sí sale cada día a trabajar, puesto que es trabajador sanitario. Pero enferma y eso da la vuelta de arriba abajo a la cotidianeidad en casa, a la cotidianeidad en pareja. Cuidados, miedos, soledad, confinamiento, amor, humor, paciencia, bizcochos, mascarillas, angustias, ternuras. Todo eso anda por aquí en estas páginas de cómic tan disfrutables, tiernas, divertidas, dolorosas, sanadoras".

[ graphic  design is my passion XD ]

Leerlo ha sido un poco bálsamo y esperanza, un poco tirita de la que no duele al quitártela, un poco (también, la verdad) tirón de orejas y un mucho sonreír (en el amplio margen que va de una media sonrisa tristoncilla, pasando por sonrisa emocionada, también por sonrisa feliz de "ayperocómosequierentanbonitoquéprecioso"... a la carcajada abierta de esas que si hubiera pasado en el metro me hubiera dado pelín de vergüenza). Tiene un sentido del humor que conecta muchísimo conmigo además (y sí, esto incluye a veces chistes tontísimos-pero-buenísimos y algún cacaculopedopis). Leerle (era lo primero que leía suyo) ha sido dejarme IN LOVE con David, quiero más de este autor y lo quiero ya.

El encuentro online para el club de lectura que además pudimos compartir con el propio autor invitado por La Sombra fue una MA-RA-VI-LLA (cinco horas con David, mejor noche del mes; Cinco horas con Mario tendrá más fama y  prestigio pero estas cinco horas compartidas le dan doce mil vueltas). Nos convenció a unas cuantas para hacerle una lista de peticiones a nuestro librero al día siguiente, lista que se parecía bastante a "queremos TODO lo que tengas o puedas encargar de David Ramírez". Yo acabé la noche con dolor de mofletes de tanto sonreír, y como decíamos al día siguiente, iojalá todos los daños fueran siempre tan leves y provocados por momentos tan estupendos!

Durante el club varias personas compartieron algo que yo venía pensando también durante mi propia lectura: que el libro, además de disfrutable de por sí, puede ser un estupendo regalo para gente que ha pasado o esté pasando también ahora por situaciones especialmente complicadas asociadas al coronavirus (desde duelos y pérdidas, hasta el trabajo de sanitario en las etapas más difíciles, también para quien haya podido haberse contagiado y tenido procesos de hospitalización duros o personas que llevan meses con un miedo grande grande tan metido profundo en el cuerpo que viene limitando muchísimo toda posibilidad de disfrute). Varias de las opiniones que se escucharon en el club hablaban de esto desde la vivencia en primera persona: de cómo el libro les estaba sirviendo para elaborar cosas o para poder abrir algunas heridas que no se estaban atreviendo a mirar, tratarlas suave, empezar a curar. Por eso añadir "sanador" a las otras tres palabras que para mí lo definen, consiguiendo este combo tan difícil de ser tierno, divertido, doloroso, sanador.

Para mí pensando en este comic... ha sido sobre todo algo parecido un abrazo. A esos abrazos que aún pueden darnos las historias-hogar, los libros-refugio. Y ya que tanto nos faltan otros abrazos estos meses... ¡cuánto se agradecen (muchomuchomucho) estos abrazos que nos llegan sin esperarlo así a través de las páginas de un libro!

Gracias por compartirnos este cómic, David. Espero leerte en muchos más.

Y gracias, claro, a la Librería La Sombra por estos descubrimientos en su club de lectura. Sois mi dealer favorito 😘😘😘 ¡y ojo porque pueden ser también el vuestro, claro! De hecho podéis comprarles COnviVIenDo 19 días aquí: https://www.librerialasombra.com/libro/conviviendo-19-dias_47336 (o también solo asomar a conocer su web). Aseguro que el momento publicitario no es por comisión ni nada similar, sino porque realmente esta librería, sus clubs de lectura, los vínculos que en ellos surgen... están poniendo colores bonitos a mis días. Y sí, la ñoñería es una personalidad y puede que sea (parte de) la mía, no regrets ;-)

Acabo con estos enlaces que pueden ser de interés (el "para saber más" de toda la vida, vamos):
- Libros de David en Goodreads: 
- COnviVIenDo en Goodreads: 
- El autor en redes sociales: 
- Sobre David, en modo jajajoso: 
- Y un video de la presentación online que hizo en diciembre de este comic, acompañado por Manuel Burque como maestro de ceremonias:


Y ahora sí que yap.

Etiquetas: ,